Desgraciadamente antes o después a todos nos llega el final de la vida. Hasta hace bien poco la principal preocupación era lo que ocurriría una en la vida off line, testamentos, herencias, propiedades. Ahora se ha sumado la propiedad on line, cuentas de redes sociales y demás pertenencias de la persona que vive en una era en la que el mundo digital es cada vez más importante.

¿Qué pasa con nuestras cuentas? ¿Se extinguen? ¿Y mi rastro en la red, puede borrarse si así lo he decidido? Muchas preguntas, en algunos casos con difícil respuesta. En el caso de Facebook, la empresa dice que cada año mueren unos 200.000 usuarios.

Anuncios
Anuncios

Desde hace un tiempo la red social por antonomasia puso en marcha un perfil conmemorativo, donde sus amigos y contactos pueden dejar mensajes a modo de reconocimiento y homenaje al fallecido. Para que esto sea posible hay que rellenar un cuestionario en la página.

En España la ley, como en la mayoría de los países va bastante más lenta en el sector digital y la poca demanda por el momento de esta "herencia digital" no ha hecho que los legisladores hayan tenido que ponerse muy a fondo con un tema que tendrán que abordar antes o después, debido al cada vez más importante uso de los medios digitales, los cuales pueden dar problemas de variada índole.

Lo que está claro es que si en las cuentas había valioso material (caso de libros o canciones, etc.) en un dropbox por ejemplo, estos pasan a ser propiedad de los herederos, salvo que que el fallecido dejase escrita otra voluntad.

Anuncios

Por el momento en España no hay legislación sobre los herederos si este no les dio permiso antes de morir.  

Si la red de la persona está en España será más fácil comunicar su deceso, complicándose el procedimiento si es una red extranjera (caso de Facebook). Si la cuenta tenía dinero prepagado hay que demostrar con pruebas que se tiene la capacidad necesaria para hacerse cargo de la herencia. El único tema sin solución son los datos que pudiera haber rellenado la persona de manera correcta en la red, estos no desaparecen, por lo que los fallecidos no tienen derecho a la protección de datos. Importante reto el que abre este campo digital que avanza a un ritmo endiablado para la justicia.  #Internet