Muchos han oído hablar de la denominada materia oscura, la hipotética materia que no emite suficiente radiación electromagnética para ser detectada con los medios técnicos actuales, pero cuya existencia se puede deducir a partir de los efectos gravitacionales que causa en la materia visible, tales como las estrellas o las galaxias, así como en las anisotropías del fondo cósmico de microondas presente en el Universo.

Ésta es a su vez la más abundante en el Universo, y se conoce pese a la falta de datos para su estudio en profundidad. La comunidad científica ha estimado que este tipo de materia desconocida constituye aproximadamente el 21% de la masa total de nuestro universo observable, mientras que la denominada energía oscura constituye el 70% (curiosamente, dos proporciones muy parecidas a las del oxígeno y el nitrógeno en nuestra atmósfera, respectivamente).

Anuncios
Anuncios

Recientemente, ha sido anunciado que el telescopio espacial de rayos X de la ESA, XMM-Newton, profundizará en la búsqueda de esta materia mediante un programa de observación cuya duración total será de 16 días, apuntando a la Galaxia de Draco, situada a más de 250.000 años luz de distancia de la Vía Láctea.

La motivación de esta iniciativa viene de la captación hace meses de las que bien podrían ser según han previsto algunos expertos, señales de un nuevo tipo de partículas de la misteriosa materia. El artefacto astronómico permite el estudio de los procesos que han permanecido en el misterio para los astrónomos, dada la emisión de rayos X, un tipo de radiación no detectable desde nuestro planeta.

Por supuesto, con los telescopios caseros de que disponemos hoy día jamás podremos observar este tipo de eventos (comparables a los agujeros negros).

Anuncios

Debemos conformarnos con las simulaciones creadas por la comunidad científica para nuestro disfrute, mientras nos recreamos con las lluvias de estrellas, eclipses y planetas fácilmente observables durante unos días que este nuevo año nos depara durante la estación invernal. #Investigación científica