Pavel Durov fundó Vkontakte en el año 2006 junto a su hermano Nikolai, una red social similar a Facebook pero adaptada a Rusia, Ucrania, Bielorrusia y demás países de la zona de influencia, además también creó Telegram, el servicio de mensajería instantánea al que muchos migraron con la compra de Whatsapp por Facebook.

Desde abril de este año, Pavel reside en San Francisco, tuvo que salir de Rusia tras las repetidas peticiones de los servicios de seguridad rusos para que revelara datos de los grupos de oposición que se comunicaban a través de su red social, así como los mensajes enviados entre ellos mismos. Todo unido a la petición que colmó la paciencia de Durov: le pidieron los perfiles sociales de personas implicadas en las protestas de Ucrania.

Anuncios
Anuncios

El final de este acoso fue la venta de Vkontakte y abandonar el país.

Su fortuna se estima en más de 200 millones de euros y con frecuencia rumores sobre los excéntricos gastos se suceden, pero él considera que todo es parte de una campaña del gobierno ruso para desacreditarle por la nula colaboración que tuvo con ellos en su momento. No oculta el afecto que siente por Edward Snowden, el informático que reveló información de los servicios secretos norteamericanos, al que ofreció trabajo; o por Julian Assange, el fundador de Wikileaks.

El multimillonario Pavel carece de propiedades y no gusta del café ni del té. Además de su idioma natal el ruso, habla inglés, italiano y entiende español. No tiene una residencia fija, alquila una casa donde vive durante unos meses y luego se va, un nómada del siglo XXI que ha vivido en Londres, Berlin, Helsinki o San Francisco.

Anuncios

La aplicación de Telegram tiene 50 millones de usuarios, con gran éxito en países como Corea del Sur, India y España y con buena cifra de usuarios en Estados Unidos, México o Brasil. Su apuesta en la aplicación es la seguridad y privacidad, a través de los conocimientos de su hermano (un reconocido y galardonado matemático), trabajan constantemente en la encriptación de los mensajes para que no puedan ser interceptados por gente ajena al sistema. Incluso ofrecen 300 mil euros a las personas que logren romper el código. #Telefonía móvil