La Oficina de Investigación Naval informó el miércoles que su sistema de armas láser habían funcionado perfectamente en las pruebas a bordo del buque USS Ponce en el golfo Pérsico, de septiembre a noviembre.

"Las armas láser son de gran alcance, más económicas y jugarán un papel vital en el futuro de las operaciones de combate naval" dijo en un comunicado Matthew L. Klunder, jefe de investigación naval. "Construimos esta arma en particular… y destruimos objetivos de prueba con una letalidad casi instantánea".

Klunder afirmó que el láser funcionaba tan bien que el comandante del USS Ponce estaba autorizado para utilizarlo en defensa del buque, según un informe del Instituto Naval de Estados Unidos.

Anuncios
Anuncios

"El láser podría utilizarse para detener las amenazas que van desde aviones y helicópteros a los pequeños barcos patrulla" dijo Klunder, según un informe del USNI.

La Marina asegura que el arma láser es más segura que las armas convencionales que utilizan misiles y sobre todo, más rentable. "Por menos de un dólar por disparo, no hay duda acerca de su rentabilidad"… "La falta de asequibilidad supondría un problema para nuestros presupuestos de defensa, afortunadamente, este sistema nos permitirá gestionar más eficazmente los recursos".

El láser, además, necesita un menor número de tripulantes para controlarlo, la tecnología láser de la Marina ha sido desarrollada hasta tal punto que el prototipo desplegado a bordo del buque USS Ponce puede ser operado por un solo tripulante. Además, el arma dio buenos resultados en condiciones variables de humedad, temperatura y fuertes vientos.

Anuncios

Por último, el primer barco capaz de suministrar la energía necesaria a un arma tan energética como el láser, el USS Zumwalt, está siendo construido por Bath Iron Works en Maine (EE.UU.), fijándose la fecha de construcción para 2016. La energía será proporcionada por generadores conectados a unas turbinas de gas capaces de producir hasta la enorme cifra de 78 MW. Para que os hagáis una idea, de la energía necesaria, supondría alrededor del 30% de la energía producida por la central térmica de Puertollano (Ciudad Real).