Los smartphones podrán tener un sistema para detectar las conducciones agresivas en tiempo real, y de esta manera poder avisar al conductor que está teniendo un comportamiento no adecuado al volante, para así conseguir que las carreteras sean más seguras.

Los datos demuestran que la mayoría de los accidentes son fruto de la conducción temeraria y de las distracciones humanas. Para solucionarlo, se busca desde hace ya un tiempo, una forma de poder averiguar cuando un conductor no está haciendo lo correcto mientras está al volante.

Hasta ahora los métodos eran intrusivos y solían molestar al conductor, se basaban en controlar los ritmos cardiacos, la respiración o el nivel de estrés de la persona al volante, causándole distracciones añadidas a las que ya podría tener.

Anuncios
Anuncios

Por eso, se han buscado otras formas, y desde la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la #Universidad Politécnica de Madrid, y después de testarlo en condiciones reales, con diversos conductores y en diferentes tipos de carreteras, han dado con lo que podría ser la solución.

Resulta que las conducciones agresivas se pueden corregir externamente analizando señales como la velocidad y la aceleración, ya que estos parámetros se ven modificados cuando una persona tiene un comportamiento agresivo en un momento determinado de su conducción.

De esta manera se puede ayudar a los conductores a estar más seguros y a comportarse de forma más segura al volante de una forma menos intrusiva y que por lo menos distraiga menos que el control fisiológico de ciertas partes del cuerpo humano.

Anuncios

Si bien es cierto que una conducción agresiva puede depender de diferentes estados de ánimo, en su mayoría por enfado o frustración del conductor, resulta un muy buen avance poder detectarlo antes que el conductor pase de estar enfadado a comportarse de forma temeraria al volante cegado por su rabia, poniendo no solamente su vida en peligro, sino también las de sus pasajeros y las vidas de otro usuarios de las carreteras. Logrando así reducir los accidentes de tráfico, que son la causa anual de más de 1, 3 millones de muertos y de 50 millones de heridos, siendo la causa principal de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años. Además no solo salvaría vidas sino que ahorraría millones de gastos en hospitales, reparaciones de los automóviles y gastos adicionales.

Ahora, cabe esperar, que la persona al volante haga caso a las indicaciones que desde su Smartphone se le trasmite, y deje su enfado o su agresividad para momentos no tan delicados como es llevar un coche. #Telefonía móvil #Coches