Amazon, una empresa líder en el florido campo del comercio electrónico, que está creciendo cada vez más en nuestra época, ha decidido recientemente de ampliar su "batería" de robots de utilizar dentro de sus depósitos, haciéndolos llegar a un número considerable de 15 000 unidades al final de este año. La razón de esta decisión es que esta jugada debería permitir a la "reina" del comercio electrónico mundial de lograr un objetivo que hoy en día sin duda puede ser considerado como bastante notable, o sea el de reducir los costos de logística de una cifra efectivamente elevada, que sería según algunos rumores alrededor de 500 millones de dólares.

Anuncios
Anuncios

Estos robot de color naranja y del peso de 145 kg, llamados Kiva, aunque tienen un arqueo muy considerable, según parece, se mueven en un modo muy ágil, disciplinado y eficiente permitiendo así a la empresa de Seattle no sólo un importante ahorro de costes, pero incluso una mejor eficiencia en los desplazamientos dentro del depósito en comparación de la que podría garantizar un empleado "humano".

Estos robots son prácticamente capaces de desplazar enteros estantes con el mínimo esfuerzo permitiendo en este modo un reposicionamiento de los productos dentro de los depósitos mucho más eficaz y eficiente que el promedio además obviamente a un transporte más sencillo. Amazon en la práctica demuestra una vez más de querer apuntar todo en la automatización del trabajo, dando lugar cada vez más a las voces y a la convicción de los que temen que en los próximos años debido a la tecnología muchos de los trabajos que ahora se consideran tradicional no habrá más y el trabajo realizado ahora por los trabajadores "humanos" será reemplazado por los robots y los ordenadores.

Anuncios

Por otra parte no es la primera vez que el gigante del comercio electrónico muestra toda su atención y curiosidad hacia la tecnología más actual, es suficiente sólo recordar la cuestión de la utilización de aviones no tripulados en lo que se refiere a la entrega de bienes que parecería ya en fase de experimentación en los Estados Unidos.