En el mundo de hoy estamos acorralados por la tecnología, está por todas partes pero aún no alcanzamos las cotas de peligrosidad global, no vivimos en el mundo de Johnny Mnemonic de temática futurista, gracias a la tecnología logramos satisfacer parte de nuestras necesidades e intereses sociales.

Dispositivos electrónicos como smartphones, ordenadores, tabletas y demás artilugios son inquilinos habituales en nuestros domicilios, esto nos hace convivir con ondas perniciosas para nuestra salud como las microondas. Estas pueden hacernos propensos a enfermedades que hoy en día no tienen solución, como la muerte súbita del corazón, la atrofia de nuestro sistema inmunológico haciendo posible que descienda la población de glóbulos blancos, leucocitos, anticuerpos y otros agentes defensivos que se encuentran dentro de nuestro organismo o enfermedades crónicas musculoesqueléticas como la fibromialgia.

Anuncios
Anuncios

Como apunta un estudio del prestigioso Martín Pall que es instructor de Bioquímica y Ciencias Médicas Básicas de la Universidad de Washington, sus averiguaciones se centran especialmente en las conexiones inalámbricas en las que argumenta que la conexión “wifi” y sus dispositivos crean en consonancia un campo electromagnético que afecta a las personas y se agrava más en los niños y en las mujeres en estado de gestación. Además añade que los que tengan “wifi” en casa exponen a diario su salud y que el ritmo vertiginoso que llevamos en el avance de las tecnologías puede incitar a la aparición de nuevas enfermedades, todas estas conclusiones fueron sacadas por hacer tratamientos experimentales con moluscos y otros animales, no es el primer científico que alerta de los peligros de la tecnología.

Anuncios

Con apriorístico la doctora Erica Mallery había ligado las ondas microondas a la germinación del estrés asegurando que ya la comunidad científica tiene información suficiente para valorar estos efectos y confirmarlos, además adelantó que podría convertirse en uno de los problemas de salud más frecuentes para las personas en los años venideros por el desconocimiento de la gente sobre estas influencias electromagnéticas.