El año que viene será un año muy importante para la tecnología así como afirman dos distintos informes de Ericsson y Samsung. De hecho, algunas de las nuevas tendencias tecnológicas son: el "digital purs", es decir, el monedero digital; las aplicaciones que controlan la "power hour", es decir, la hora en la que somos más eficientes en el trabajo; y el crecimiento de los vídeos streaming. Según la compañía sueca que se ocupa de la tecnología y de los servicios de comunicaciones, los pagos a través del móvil crecerán.

El 2015 representará también "un año de transición histórica para el streaming", porque siempre más gente verá los vídeos utilizando este modo, en comparación con la televisión tradicional.

Anuncios
Anuncios

Pero tendremos también el ascenso de los ciudadanos "smart" que utilizarán cada vez más mapas del volumen del tráfico ciudadano o aplicaciones para comparar el consumo de energía o controlar la calidad del agua en tiempo real. El cálculo de la eficiencia, esta vez en términos de trabajo, será, en cambio, posible según #Samsung gracias a la aplicación dedicada a la 'Power Hour', es decir, el cálculo del momento en el que somos más productivos.

Siempre la empresa surcoreana explica que esta tecnología ayudará a las empresas a repensar el modo de comportarse en el lugar de trabajo, favoreciendo la flexibilidad y el teletrabajo. Estas funciones estarán cada vez más presentes en los dispositivos portátiles, como los SmartWatch, que se volverán siempre más comunes en las oficinas de todo el mundo.

Anuncios

Entre las tendencias cada vez más en subida en el 2015 tenemos también las casas "colaborativas".

Por último, tenemos los niños 'conectados'. Para Ericsson "seguirán conduciendo la demanda de un Internet más tangible, en el que el mundo físico se conecte como las pantallas de sus dispositivos." Y según Samsung habrá una creciente demanda de conocimientos informáticos, y entonces "cada niño que naczca en los próximos 12 meses tendrá la "codificación" entre sus principales disciplinas de estudio, junto con la aritmética y la gramática". Aprender a programar los ordenadores es una disciplina que ya se enseña en el Reino Unido y en Estonia.