Muchos ya conocen la controversia legal entre #Google y la #Unión Europea que ha aflorado durante los últimos años. La UE ha instado en varias ocasiones a que el buscador modificase ciertas prácticas para poseer todas las garantías de competencia y libre mercado que asegura la Unión.

Hace una semana, la votación tenida lugar en el Parlamento Europeo, llegó a sugerir desmantelar al principal buscador de información del mundo dentro de sus fronteras.

La votación se saldó con 384 votos a favor y 174 en contra, solicitando de esta manera desde el Europarlamento a la Comisión, encabezada por la nueva comisaria Margrethe Vestager, sustituta de Almunia, una decisión para negociar el nuevo acuerdo con la compañía o emprender acciones más drásticas.

Anuncios
Anuncios

Algunos ya buscan nuevas fórmulas para lograr mayor autonomía de ciertos servicios comerciales con respecto a buscadores como Google. No ha faltado la polémica por parte de expertos en la materia y numerosos equipos de juristas de todo el continente, quienes ven excesiva esta práctica.

Para Herbert Hovenkamp, un reconocido experto en políticas de libre competencia y autor de obras como Black Letter Outline on Antitrust o The Antitrust Enterprise: Principle and Execution, defiende la inexistencia de una base legal sólida que sustente la tesis de que la web cause daños a los consumidores, más bien, observa que la polémica ha sido cosechada íntegramente por parte de los competidores que, en este caso, quedan muy lejos de acercarse a sus estadísticas, pudiendo los usuarios elegir entre diversas opciones libre y gratuitamente.

Anuncios

Una de las bazas clave de las que se valen en Bruselas, se trata de la gran diferencia entre este caso y el de Microsoft tenido lugar hace más de dos décadas, ya que las empresas que solicitaban los servicios de la de Bill Gates compañía (en su inmensa mayoría de sistemas operativos) abonaban una determinada cuantía a cambio del software, mientras que los servicios de Google son gratuitos y presentan alternativas como Bing.