La red social #Facebook debe su nombre a los anuarios escolásticos estadounidenses y es sin duda la red social más utilizada en el mundo. Nacida en el febrero del 2004, el sitio fue fundado en la Universidad de Harvard por Mark Zuckerberg, Eduardo Saverin, Dustin Moskovitz y Chris Hughes. Concebido y diseñado exclusivamente para ser utilizado de los estudiantes de la Universidad de Harvard, fue pronto "abierto" también a otros estudiantes de otras universidades, de escuelas secundarias, y a todas las personas que querían inscribirse, pero declarando de tener más de trece años.

En sólo diez años, Facebook ha superado en visitas Google, y ha influido claramente en una manera sorprendente en el estilo de vida de muchas personas, y en el lado comercial del mercado mundial, sin embargo, yendo en detrimento del usuario "privado".

Anuncios
Anuncios

Con el paso del tiempo, como ocurre en la mayoría de las aplicaciones, de los sitios e incluso de los periódicos de éxito, Facebook se ha adaptado más y más al aspecto comercial de su propia naturaleza, olvidando, o poniendo en segundo plano, el respeto por la privacidad del usuario.

De hecho, en estos días los que utilizan la popular red social han visto la siguiente notificación: "Utilizando los nuestros servicios desde el 1 de enero, aceptas las condiciones, la normativa sobre los datos y la normativa sobre los cookies actualizadas y aceptas de visualizar los anuncios mejorados en la base de aplicaciones y sitios que utilizas. Más informaciones acerca de las actualizaciones y acerca de las modalidades de gestión de los anuncios visualizados".

Pero, ¿qué es en realidad? Muchos usuarios, dando por supuesto que se trate de cambios "de rutina", han desatendido este anuncio y no se informaron sobre las obligaciones o las novedades, que entrarán en vigor a partir del 1 de enero de 2015.

Anuncios

Todos los usuarios de Facebook, de hecho, tienen que aceptar necesariamente la nueva condiciones, pero ¿a qué llevará?

Según los primeros rumores que circulan en la red, Facebook aumentará el control de la privacidad, permitiendo a sus usuarios controlar la visualización de todos los datos compartidos, pudiendo decidir libremente qué compartir con quién. Pero, como todas las cosas buenas, también esto tiene un precio: por un lado, el usuario puede controlar los datos compartidos con sus amigos, pero no será capaz ni de controlarlos ni de detener la recopilación de datos por parte de Facebook. Facebook, de hecho, recogerá todos los datos GPS, las informaciones de navegación en la red y controlará las aplicaciones instaladas en los Smartphone o en los Tablet. ¿Cuál es entonces la manera de proteger su privacidad en Facebook? La respuesta es simple: borrar su inscripción, porque, a partir del 1 de enero 2015, no habrá ninguna posibilidad de escapar a los ojos del gran hermano virtual. #Redes Sociales