El garante de la privacidad ha dado la noticia de las primeras decisiones sobre los casos de "derecho al olvido" que Google no había aceptado y que se referían a casos de solicitudes de desindexar páginas en la web que presentaban datos personales no más considerados de interés público. Propio en relación a la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, en el mayo pasado, #Google está obligado a dar una respuesta a las solicitudes de cancelación, de los resultados de búsqueda, de las páginas web que contienen el nombre del solicitante hallable utilizando como palabra clave el nombre del interesado. El gigante de Mountain View tiene, entonces, que evaluar, a medida que llegan las solicitudes, diferentes elementos, como el interés público a conocer la noticia, el tiempo pasado por el evento, la exactitud de la noticia y la relevancia de la misma en el ámbito profesional de pertinencia.

Anuncios
Anuncios

Una vez que Google ha completado sus evaluaciones sobre las solicitudes recibidas, puede también decidir de no aceptar algunas peticiones porque no consideradas adecuadas. Y antes de esta última situación, los usuarios tienen todavía la posibilidad de poder dirigirse al garante de la privacidad, o a la autoridad judicial. El Garante hace saber que las señalaciones y los recursos llegados a la autoridad, se refieren a la solicitud de desindexación de los artículos relacionados con eventos procesales todavía recientes, y en algunos casos no concluidos. En concreto, en siete de los nueve casos, el Garante se alineó con la decisión de Google de no aceptar estas solicitudes, "porque resultó prevalecer el aspecto del interés público a acceder a las informaciones a través de motores de búsqueda, dado que los eventos procesales resultaron demasiado nuevos y no han todavía terminados todos los grados de juicio ".

Anuncios

#Internet

En cambio, en dos casos, la autoridad ha acogido la solicitud de los informadores, especificando que en el primer caso los documentos publicados en un sitio contenían una gran cantidad de informaciones en exceso, relacionados también a personas ajenas al caso judicial. En el segundo caso, la decisión fue motivada porque la noticia publicada estaba colocada en un contexto adecuado a deteriorar la intimidad de la persona. Todo esto en violación de las normas del Código de la Privacidad y del Código deontológico, que impone de difundir informaciones personales respetando los límites de la '' esencialidad de la información sobre hechos de interés público" y de no describir los hábitos sexuales relacionados con una determinada persona identificada o identificable.