Los Centros de Investigación de ciencias y salud aprovechan el tirón que tienen las nuevas tecnologías para crear aplicaciones y lucrarse. En los últimos años ha habido un "boom" y hay todo un mercado dispuesto a consumir; muchos de estos Centros de Investigación se dedican al desarrollo de aplicaciones en el campo de la salud mental, por ejemplo hay muchas aplicaciones para la depresión. En España la depresión la padecen más de 8 millones de personas según el INE y cada año suben las cifras debido a muchos factores, uno de ellos la crisis económica.

Las mejores aplicaciones desarrolladas para la depresión son las siguientes:

1.- Depresión check: es un test para averiguar y confirmar si usted padece una depresión, el primer paso para curarse de una depresión es aceptar que tienes un problema, la aplicación te dice en qué punto de tu depresión te encuentras y si además tienes otros trastornos añadidos como el trastorno bipolar o la existencia de estrés después de haber experimentado una dura experiencia que de alguna manera te ha traumatizado, se puede descargar desde iOS y Google Play.

Anuncios
Anuncios

2.- Moodkit: es una guía que te da pautas para poder llegar a curar al paciente de la depresión, es como seguir los pasos del conejo hasta donde acaba la madriguera del conejo, está muy bien valorada por expertos y usuarios, está ideada por dos psicólogos que pretenden que con esta aplicación el paciente se sienta como si estuviera tutelado por un psicólogo real, además incluye un paquete con actividades que el usuario debe de realizar, está disponible en el servidor App Store y se recomienda que se tenga un teléfono con una buena memoria RAM porque consume muchos recursos y deja muchos procesos abiertos en segundo plano.

3.- Smiling Mind: es una aplicación que está creada para darles a los pacientes pequeñas dosis de alegría, está creada por psicólogos y pretende dar indicaciones como si de una terapia real se tratara.

Anuncios

Mediante esta aplicación el paciente empieza a entender cómo tiene que desenvolverse con soltura en situaciones en las que antes no podía.

La tecnología al servicio de la salud mental, para el bienestar de las personas que la sufren y de su entorno.