Aún hoy, hablar del coche eléctrico como alternativa eficaz a los vehículos con motor de combustión interna es desplazarse a un futuro que, si bien cada vez es mas cercano, aún tiene una serie de impedimentos técnicos que hacen que precisamente sigan siendo eso: una posible alternativa de futuro.

No obstante, los avances en los últimos años en el campo del coche eléctrico a batería están siendo bastante esperanzadores, y es innegable que, en su mayoría, dichos avances han venido de la mano de la compañía norteamericana Tesla Motors; la cual tiene ya varios vehículos eléctricos en el mercado que por su prestaciones y su precio no dudaría en calificar como de lujo.

Anuncios
Anuncios

El CEO de Tesla, Elon Musk, ha confirmado en una entrevista a la revista alemana Der Spiegel que han estado en conversaciones para llevar a cabo una colaboración con BMW. Dicha colaboración se basaría principalmente en la tecnología asociada a las baterías, lo cual hoy por hoy es sin duda el talón de Aquiles de este tipo de vehículos.

Pero esta colaboración llegaría también a un punto clave, que si cabe es más crítico aún que la propia duración de la batería de cara a la implantación del vehículo eléctrico: las estaciones de carga. Este acuerdo podría derivar en un plan proyectado por Tesla para que la implantación de estaciones de carga se lleve a cabo también de la mano de BMW, que a día de hoy cuenta ya con dos #Coches eléctricos en el mercado: el i3 y el i8. Esto sin duda es una gran noticia de cara a una posible expansión de estas estaciones de carga, sobre todo en Europa.

Anuncios

Este tipo de colaboraciones es una gran noticia de cara al desarrollo de toda la tecnología alrededor del coche eléctrico, puesto que hasta ahora la mayoría de fabricantes se centraban en desarrollar su propia tecnología, lo cual abre muchos campos posibles pero ninguno lo suficientemente fuerte y avanzado como para tomarlo como una alternativa seria a corto y largo plazo. Y en este sentido Musk también declaró sentirse algo confuso acerca de los planes revelados por Toyota y su intención de dar un impulso al coche basado en la pila de combustible de hidrógeno, lo cual conllevaría un consumo de energía tres veces superior al de un coche eléctrico con batería convencional.