¿Cuántas veces has quedado a tomar unas cañas con amigos, y habéis acabado arreglando el mundo? Pues esto les pasó en unas vacaciones en una playa de Watamu (Kenya) a Jesús Cubero y Roberta di Nicolantonio. Atraídos por un grupo de #Niños que mendigaba en la playa, comenzaron a interesarse por su realidad. Sensibilizados y con el fin de ayudarles, acabaron montando un proyecto humanitario que ya ve sus frutos. Ya han cambiado la vida a 24 niños, que acaban de terminar su año escolar con buenas notas, así que quieren ir a por más.

Por ellos nace 24friends, por esos primeros niños que necesitaban ayuda y acabaron en una primera lista de puño y letra de Jesús y Roberta; después de visitar sus familias. La idea evoluciona, y se basa en que convenciendo a 24 amigos de ayudar económicamente a 24 niños de la pequeña aldea de Watamu, les aseguras la #Educación por ese año. La ecuación es simple, poniendo menos de un euro al día con tu grupo de 24 amigos, permites que otros 24 niños se beneficien de la educación primaria anual, el uniforme del colegio, ropa deportiva y zapatos. Así también, gozar de material escolar, transporte diario al colegio y la comida. Si muchas personas ayudan en poco, ese poco se convierte en mucho.

¿Por qué se lanzaron? Porque se sintieron privilegiados, porque uno no elige donde nace, y porque si no te dan las herramientas para cambiar tu futuro, por más que quieras progresar, lo vas a tener complicado. La mejor herramienta para esos niños es la educación. En su propia página web se hacen la pregunta de porqué invertir en educación. Según el Compendio Mundial de la Educación 2011 publicado por el Instituto de Estadística de la UNESCO, en África, dos de cada tres niños están excluidos de la educación o la reciben de modo intermitente o deficiente. La educación es un derecho humano fundamental, y es inherente a todos los niños y niñas. Es crucial para nuestro desarrollo como individuos y de la sociedad, y contribuye a sentar los cimientos para un futuro fructífero y productivo.

Las nuevas tecnologías están haciendo que muchos pocos, se conviertan en un mucho.

Hoy en día los proyectos solidarios tienen la ventaja de contar con las redes sociales y las nuevas tecnologías. No sólo por ser un canal de comunicación ideal para el boca a boca, sino también porque permiten ser transparentes y esa es una de las bases de 24friends, ya que no hay intermediarios y puedes ver casi en tiempo real como la ayuda llega a los niños gracias a los videos y las de fotos que se cuelgan tanto en la web como en la página de Facebook. “Ninguno de los que fundaron el proyecto tiene sueldo, ni hay dietas. Los que trabajamos para sacarlo adelante lo hacemos en nuestro tiempo libre o vacaciones”. Gracias al mundo globalizado y conectado, y también a un grupo de jóvenes comprometidos, los pequeños de Watamu están recibiendo ayuda de Estados Unidos, México, Angola, Reino Unido, Hong Kong, Francia, Italia, Colombia y Venezuela. Hoy en día, ayudados por las redes sociales están expandiendo su acción e influencia como nunca hubiesen imaginado, así que esperan ayudar a 87 nuevos niños y niñas con sus estudios, que se unirían a los 24 iniciales.