Un grupo de ingenieros estadounidenses ha inventado una pila no tóxica si se ingiere por vía oral. El secreto es que va recubierta de un revestimiento especial que impide que cause lesiones por ingestión accidental. Los casos de ingestión de pilas son muy frecuentes en los Estados Unidos. Anualmente se dan aproximadamente unos 3.000 casos de #Niños que accidentalmente ingieren pilas corriendo grandes riesgos. La capa impermeable aísla eficazmente a la pila del exterior y la deja en estado inactivo. La pila sólo funciona cuando se le aplica presión entre muelles en un compartimento con su negativo y positivo correctamente colocados.

¿Qué ocurre si nos tragamos una pila?. Sobrevienen lesiones importantes e incluso la muerte.

Anuncios
Anuncios

La pila, desde el momento que entra en el organismo, retiene humedad y empieza a soltar corriente. Dicha corriente rompe las moléculas de agua en forma de iones de hidróxido. Estos iones son de carácter muy corrosivo y atacan sin piedad los tejidos. En este caso los tejidos más probables de sufrir daños son el epitelio del esófago y las cuerdas vocales. La situación puede agravarse de tal modo que vasos sanguíneos importantes pueden verse afectados causando hemorragias internas graves difíciles de controlar. Para evitar todo ésto, aparte del revestimiento,se ha dotado al polo negativo de la pila de una capa de QTC(quantum tunnelling composite). El QTC es un material compuesto en su mayor parte por siliconas pero que también lleva trazas de metal. El restante del cuerpo de la pila se sella por completo y se impermeabiliza.

Anuncios

Resultados probados: Una pila que genera corriente bajo condiciones de presión. Conserva el estado inactivo en condiciones normales. Una pila segura para los niños curiosos que se llevan a la boca lo que sea en cierta etapa de su vida. Se probó el invento con muestras de tejido gástrico e intestinal de cerdos vivos y en jugos gástricos. No se produjo ninguna lesión en el ensayo con la pila revestida. Se experimentó con una pila normal y se produjo un cortocircuito y efecto corrosivo en los tejidos.

A espera de aprobación de patente, estas pilas especiales se podrán conseguir muy pronto con un coste que se ha visto incrementado en pocos céntimos. La seguridad prima en la prevención de los accidentes infantiles y, una vez más, la tecnología ha puesto su granito de arena en una buena causa.