Todos sabemos que la revolución tecnológica camina a pasos agigantados, pero quién nos iba a decir hace unos años que llegaría el día que usaríamos objetos en nuestra jornada vital, como gafas o relojes, a modo de pequeños ordenadores portátiles. En los últimos años las novedades más destacables están saliendo entre los complementos electrónicos que podemos llevar encima. Imaginaos unas gafas con efectos visuales como la utilizada en el cine la armadura de Iron Man, donde mientras el protagonista mira, aparecen los datos, conversaciones y objetivos de lo que está en ese momento observando. Durante muchos años se investigó para perfeccionar el monitor virtual de retina que se situaba por encima de la línea visual para no interferir en la mirada de las otras personas. Aunque se probó con pequeñas pantallas en un primer momento, ahora se centran en efectos como la difracción, la polarización de cristales o los hologramas. Así encontramos dispositivos como las Google Glass, que pasan por gafas normales, aunque la pieza principal debe estar a cierta distancia del ojo y es un poco extravagante. Todo lo demás, cámara, micrófonos, batería y ordenador están en las patillas o en la montura. Una ventaja es que puede crearse un grupo de aplicaciones como serían el reconocimiento facial o por ejemplo obtener datos de un cuadro mientras lo miramos en un museo. Otros dispositivos serían las pulseras, relojes o pinzas con microprocesador y sensores que registran las calorías que estamos quemando, la calidad de nuestro sueño, la altitud donde nos encontramos o incluso con GPS incorporado. En estos dispositivos se ha avanzado tanto que incluso se han creado biosensores capaces de tomar muestras de glucosa de la saliva o las lágrimas y así evitar los molestos pinchazos de las pruebas médicas. Innovación curiosa es por ejemplo el Mimo Baby Monitor, que incorpora un sensor de humedad y cuando un bebé se hace pipí en su ropita, lanza un aviso al móvil de sus papás. Por todo ello y muchas más cosas bienvenida sea la ciencia del futuro.
#Investigación científica