En la ciudad de New York están tratando de transformar las viejas cabinas públicas de teléfono en puntos de conexión Wi-Fi.

Las cabinas de teléfonos públicos que en su época de gloria eran de vital importancia para todos los ciudadanos, actualmente la mayoría están en desuso abandonadas y sólo son un sitio donde crecen extrañas bacterias, estas podrían ser útil una vez más para la ciudad de Nueva York, todo esto si su alcalde Bill de Blasio lo permite.

El jueves pasado el alcalde de New York, anunció que la ciudad ha emitido una solicitud de propuesta para crear nuevos puntos de #Internet utilizando las viejas cabinas de teléfonos de pago, este es un intento de traer conexión Wi-Fi a Manhattan, Queens, Brooklyn, Bronx y Staten Island.

Anuncios
Anuncios

Esta no es la primera vez que la ciudad de Nueva York ha contemplado convertir las cabinas telefónicas en puntos de conexión a internet, tiempo atrás el alcalde Michael Bloomberg también puso en marcha un proyecto piloto que se apagó.

Durante muchos años la pregunta fue ¿Qué hacer con los teléfonos públicos? y ahora tenemos una respuesta, Bill de Blasio dijo en un comunicado; mediante el uso de una parte de la historia de las calles de Nueva York, podemos mejorar significativamente la disponibilidad pública de acceso a la banda ancha de internet cada vez más vital en el mundo de hoy, podemos innovar con los servicios nuevos digitales y su vez incrementar los ingresos de la ciudad, todo esto sin ningún costo para los contribuyentes.

En estos momentos el 84% por ciento de todas las cabinas telefónicas de uso público y de pago son controladas por tres empresas, pero sus contratos están a punto de expirar este año.

Anuncios

El alcalde Bill de Blasio, quiere nuevos contratos que se emitan para la instalación, operación y mantenimiento de hasta 10.000 puntos de comunicación públicos distribuidos en los cinco condados.

Las nuevas y mejoradas cabinas no solo proporciona Wi-Fi, también contienen teléfono libre y pantalla táctiles interactivas cargadas con información de la ciudad y atracciones locales. Estima que esta nueva franquicia le aportará a la ciudad un ingreso anual de 17,5 millones de dólares.