Quién no recuerda aquella carrera de coches voladores en "El retorno del Jedi", tercer capítulo de la increíble saga de la Guerra de las Galaxias. Allí, en el mundo de la ficción, veíamos un variopinto número de extraños vehículos que volaban a velocidad de vértigo, impulsados por vaya uno a saber qué extraña fuerza, sin tocar la tierra. Lo que veíamos como espectadores de un mundo ficticio es ahora posible contemplarlo en la más pura realidad.

La empresa americana Aerofex, que tiene su sede en California, ha inventado un vehículo con dos rotores conductos que trabajan con el mismo aire de la atmósfera, en lugar de ruedas que tocan el suelo, para moverse con autonomía.

Anuncios
Anuncios

Este diseño provenía de los años sesenta pero parece que hasta la fecha no era posible ponerlo en funcionamiento debido a que faltaba tecnología para realizarlo.

Por ejemplo, el problema de mantener al vehículo estable se ha solucionado gracias a un sistema controlado por dos barras laterales que controlan el equilibrio de la pequeña nave mediante los movimientos del piloto. Mark de Roche, ingeniero espacial de la empresa y uno de los responsables del proyecto, denomina a este experimento como "vuelo estacionario en bicicleta". Roche explica que la instrucción del piloto es muy sencilla y que "puede volar cualquiera".

Las utilidades de semejantes naves, además de inaugurar una nueva era en el transporte vehicular, son inmensas. En principio estas pequeñas naves tienen la enorme ventaja de evitar el problema  de la contaminación atmosférica, también de evitar el desgaste de carreteras y autopistas, reducir los accidentes, y finalmente acabarán por cambiar totalmente el concepto del transporte y de los viajes, al menos de los desplazamientos individuales en vehículos "pesados" construidos con materiales que ocupan espacio, que luego se convierten en chatarra contaminante para el planeta.

Anuncios

Por el momento desde Aerofox sugieren que estas "nuevas bicicletas aeroespaciales" no solo pueden servir para desplazarse individualmente como un medio de transporte, sino que también pueden ser utilizadas para el patrullaje de fronteras, para realizar tareas de rescate y socorro en situaciones de catástrofes, como incendios o inundaciones. La empresa está realizando pruebas de perfeccionamiento de estas revolucionarias naves y no piensa en lanzar modelos al mercado, es decir pasar al diseño de una nave suficientemente atractiva para el ser humano, antes de no contar con una total seguridad de que su manejo y seguridad estén suficientemente comprobados.

También, supongo, que hará falta en el futuro toda una nueva legislación con respecto a las normas de conducción de este nuevo tipo de vehículos, por ejemplo rutas aéreas o autopistas espaciales donde, de alguna manera, se regulen las nuevas normas de circulación para el transporte del futuro. #Cine #Tráfico