Un equipo de científicos de Novosibirsk (Siberia) han elaborado una expedición, promocionada por la macro empresa energética Gazprom, con la finalidad de estudiar unos cráteres que se hallaron, hace muy poco en la Península del Yamal, situada al noroeste de Siberia. Estos científicos descubrieron en las paredes de esos cráteres un combustible del que se puede extraer gas metano.

Esta materia prima, de la que pueden extraer el gas, se ha bautizado como "fuego de hielo" y supondrá un componente clave para conseguir energía en forma de gas en el futuro de Rusia. Otro países del mundo han invertido millones de dólares en investigaciones, como es el caso de Japón, Estados Unidos o Canadá, con la intención de descubrir yacimientos y aprovechar las reservas naturales, a nivel mundial, del hidrato de metano.

Anuncios
Anuncios

En estos momentos, en los que las reservas mundiales de petroleo y carbón están muy minimizadas, el hallazgo de este compuesto en el interior de los cráteres, situados en Siberia, dará a Rusia una clara ventaja en la competición por controlar el mercado mundial ya que, seguramente, será el país que suministre el combustible durante el próximo siglo.

En las tareas de investigación, al analizar los cráteres, hallaron en la capa que se encuentra en la superficie y que está permanentemente helada (permafrost) grandes cantidades de fuego de hielo de las que, a su vez, se obtendrán enormes cantidades de gas metano. Este componente podría ser, en un futuro, un manantial de energía o combustible que se podrá usar en sustitución del gas que utilizamos en la actualidad, ya que las reservas se están agotando. 

El Centro de Investigación del Ártico ha manifestado que los cráteres posiblemente surgieron tras una explosión ocasionada por una gran acumulación de gases subterráneos, ya que los niveles de metano e hidrato de metano, a una profundidad de unos 70 metros, eran muy elevados.

Anuncios

En estos dos últimos años han brotado varios de estos cráteres. El primero lo descubrió un helicóptero que sobrevolaba Bovanenkovo (Siberia) en 2013, el segundo se avistó en el norte de Rusia y el tercero apareció en la Península de Taymyr, en la zona mas septentrional del continente. #Energías renovables #Investigación científica