Después de innovar y transformar la perspectiva con su videocámara de acción de muy bajo precio, pero de excelentes prestaciones la marca GoPro se dispone a ingresar en el emergente mercado de los drones. Confidentes del periódico The Wall Street Journal afirman que la empresa se sitúa en un proceso de desarrollo y perfección de una serie de vehículos drones (vehículos aéreos no tripulados) y cuyo propósito es el de lanzarlos al mercado a finales del próximo año.

La idea es proyectar una línea de drones con precios accesibles a todos los usuarios. Dejaron saber que el precio de salida de estos nuevos dispositivos rondaran entre los 400 y los 800 euros que sería el equivalente entre 500 y 1000 dólares americanos.

Anuncios
Anuncios

Con estos precios bajos, GoPro se posiciona directamente en competencia con el drone de Parrot Bebop y con un precio muy inferior de todos los de gama más alta profesional que rondan los 2.500 euros debido a sus potentes cámaras de alta resolución, un ejemplo es el Inspire 1 de DJI, con un precio aproximado a los 2.900 euros.

Oficialmente la empresa GoPro todavía no efectuó declaraciones al respecto pero uno de sus portavoces informó que al comenzar el año se aliaron con la Asociación Small UAV Coalition, Esta asociación americana, fue creada y fundada especialmente para amparar y proteger a las empresas y a los usuarios de drones en especial a los de uso aéreos dentro de los estados Unidos.

La Asociación UAV defiende los cambios de política para permitir la utilización de pequeños vehículos aéreos no tripulados con diversos grados de autonomía ya sean destinados para uso comercial, de recreación, de consumo o con fines filantrópicos. Sus miembros pertenecen a diferentes empresas de consumo y tecnología como Airware, Amazon Prime Aire, Innovaciones DJI, Google X, GoPro, Loro y 3DR, creen que el desarrollo y producción de vehículos no tripulados aéreos beneficiará a los consumidores en todos los ámbitos de la vida y confían que trabajando unidos y juntos pueden eliminar las políticas innecesarias y los obstáculos regulatorios que impiden el desarrollo de pequeños vehículos, las ventas, su creación y servicios.