Desde el año 2013 la Start-Up Knight Scope han estado fabricando y probando prototipos de robots. Hasta el momento llevan construidos siete unidades y tienen previsto desplegar cuatro unidades más antes de que termine el año. Estos robots fueron diseñados para detectar comportamientos irregulares o extraños.

Stacy Stephens, co-fundadora y vicepresidente de Knights Cope, dice que el objetivo es eliminar el trabajo monótono y peligroso que normalmente haría un guardia de seguridad y poder dejar el trabajo estratégico de seguridad a las empresas privadas.

El K5 esta provisto de cámaras, sensores, equipo de navegación y motores eléctricos; todo esto metido en un robot con forma de huevo.

Anuncios
Anuncios

Tienen cámaras de alta definición, un total de cuatro, una a cada lado, y poseen cuatro micrófonos, un sensor de tiempo para poder medir la temperatura, presión atmosférica y niveles de dióxido de carbono en el aire. Para comunicarse entre las unidades o el centro de mando, usan una red Wifi o red inalámbrica.

Tienen instalados un Gps, para poder moverse por las áreas asignadas y no chocar con ningún obstáculo, cuando se colocan en un sitio nuevo para patrullar un humano con el mando a distancia le indica al robot la zona que debe supervisar le establece el área de su entorno dándole un mapa base y después de ahí el k5 empieza a construir sobre eso.

El robot lleva instaladas una batería que dura 24 horas con una sola carga, cuando se le esta por agotar lo detecta y se traslada a una base.

Anuncios

Su recarga tarda de 15 a 20 minutos. Si detecta que lo quieren agredir se para en seco y pasado un breve tiempo comienza a sonar una alarma alertando al centro de control para que el operador compruebe el estado del robot y lo que sucede a su alrededor. En su parte superior tiene instalado un botón, si alguna persona necesita asistencia se podrá comunicar con el centro de mando.

Actualmente hay varias empresas que se dedican a usar robots para asistir los trabajos realizados por personas, esta tendencia se aceleró porque los robots son más ágiles, adaptable y se les puede programar para tareas bien específicas.

Knights Cope afirma que ya tiene varios clientes potenciales interesados en el k5, sobre todo empresas de seguridad, ya que sus trabajadores no duran mucho tiempo. Por otro lado al robot se le irán incorporando más aplicaciones, están trabajando en una para que los estudiantes universitarios puedan solicitar la ayuda del robot y que este les acompañe a recorrer el campus sobre todo por las noches.