Hace 155 (en 1859) años Edwin Drake consiguió perforar el suelo de Pensilvania (Estados Unidos) por primera vez para crear un pozo petrolífero, una idea que en un principio no parecía nada revolucionario pero que hoy en día ha supuesto un gran cambio a nivel mundial. 29 años después (en 1888) aparecían por primera vez los primeros vehículos que funcionaban con gasolina, pero hasta el año 1909 no consiguieron desarrollar la materia que hoy en día conocemos como el plástico, sin duda una de las más usadas a nivel mundial.

Desde ese mismo momento no se ha parado de estudiar esta misteriosa materia, de hecho hace diez años en la Universidad de Manchester se produjo uno de los descubrimientos más importantes con referencia a esta materia, ya que consiguieron ver por primera vez un material al cual llamaron grafeno el cual tiene más resistencia que el acero, dispone de una gran flexibilidad y es mucho mejor conductor que el cobre, poco tiempo después se empezó a considerar uno de los mejores materiales descubiertos hasta la fecha.

Anuncios
Anuncios

Desde entonces los investigadores no han parado de investigar los múltiples usos que podría tener esta nueva materia, de hecho, hay muchísimas empresas interesadas en conseguir patentes para luego poder usar este material en sus productos. Para que ninguna empresa consiguiese el monopolio de este material y se pudiese recaudar más dinero para la investigación de este, la Unión Europea creo en 2013 un proyecto llamado Graphene Flaship el cual está destinado a unificar a todas las empresas interesadas en colaborar en la investigación y gracias a esto se han conseguido recaudar más de 1.000 millones de euros, además de abrir 76 nuevos centros específicos para su investigación.

Gracias a este material se podrían conseguir baterías para dispositivos mucho más ligeras de las que conocemos hoy por hoy además de tener una gran capacidad para almacenar carga, pero esto es tan solo un ejemplo de lo que las empresas pretenden hacer con este material ya que según apuntan muchos de los investigadores, a partir de los próximos años, una vez se empiece a comercializar más el grafeno podría convertirse en uno de los materiales cotidianos más usados, ya que como bien hemos visto antes por su conductividad podría ser muy bueno para crear redes eléctricas entre otras variantes.

Anuncios

En definitiva, estamos ante un material que podría cambiar literalmente el mundo y el curso que siguen una gran cantidad de empresas.