Sebastian Knutsson, cocreador del famoso videojuego Candy Crush Saga, que encontramos en tantos móviles, ha conseguido lograr un desorbitante éxito. El multimillonario Knutsson asegura que los móviles son el futuro de los #Videojuegos- no solo lo dice él- y que ya están consiguiendo que todo el mundo juegue, atento a sus pantallas en cualquier lugar. En este caso, los dulces, que sustituyen a las típicas joyas de los videojuegos de tipo puzzle, fueron elegidos por los creadores de Candy Crush porque se pensaba que producirían más empatía que unos diamantes de colores. Así ha sucedido.

En plena efervescencia de la industria del videojuego, las videoconsolas dejan paso a los Smartphones, mucho más manejables y en manos de la práctica mayoría de la población.

Anuncios
Anuncios

Esto hace posible que cada vez más gente se descargue rápida y gratuitamente todo tipo de videojuegos con los que "matar" el tiempo, pero que acaban resultando adictivos. La variedad es infinita, pero Candy Crush ocupa el primer lugar entre sus semblantes. Estos juegos, conocidos también como casual games o juegos de masas, reciben todo tipo de ataques, aún encontrándose en una época donde el videojuego empieza a ser visto desde un punto de vista artístico.

Sin embargo, la multimillonaria compañía de Knutsson parece tener las ideas claras, y pretende continuar con su hasta ahora filosofía de trabajo, que ha conseguido atraer a unos 345 millones de nuevos usuarios al mes, contando sus 200 videojuegos diferentes, así como acumular una ganancia de alrededor de 1.500 millones de euros (cifra obtenida en el 2013).

Anuncios

Hoy mismo la compañía lanza el Candy Crush Soda Saga, una aplicación también para móviles que pretende convertirse no solo en la continuación del ya conocido videojuego, sino también en un estímulo más para los usuarios, en un desafío para los más expertos. A pesar de las críticas, valoraciones y ataques de todo tipo enviados hacia la industria del videojuego, empresas como esta se apoyan en el enorme éxito de sus productos en una sociedad cada vez más enganchada a dulces, joyas y frutas sonrientes bailoteando en su pantalla. #Telefonía móvil