¿Una ruptura repentina?, ¿una decepción por parte de tu mejor amigo? Seguro que tu cerebro no te pide canciones para bailar o para celebrar lo maravillosa que es la vida. Tu cerebro te pedirá algo sencillo, calmado y que le permita descargar toda la rabia contenida por el momento, sea de la manera que sea.

Si deseas no tener que estar pasando canción por canción a ver cuál sacia el "hambre" de tu cerebro, el futuro ya tiene nombre y apellidos y viene ligado a el aparato tecnológico que más empleamos día a día. Sí, es una app para nuestros smartphones: Brain Music.

Esta aplicación ha sido creada por un profesor de la Universidad Politécnica de Madrid, Francisco Serradilla, y testeada a posteriori por unos 2000 alumnos con resultados más que sorprendentes.

Anuncios
Anuncios

El funcionamiento es muy sencillo: un casco recoge la actividad cerebral que, tras pasar por la aplicación, la traduce luego a la música que nuestro cerebro necesita de vuelta al mismo mediante los aparatos de reproducción de la misma que estimemos convenientes. Dicha aplicación trabaja en dos sencillos frentes: una parte ligada a la concentración y otra a la relajación. De esta manera, los sensores anteriormente mencionados se colocan en tres puntos característicos, la frente y las propias orejas y proceden a medir la variación de potencial que se da entre los citados puntos.

Pero no sólo es eso, la aplicación a medida que genera la música puede funcionar a su vez como un juego, con las variables de concentración y relajación anteriormente mencionadas. El objetivo consiste en mover el balón en un cuadrado formado por ejes y paralelas.

Anuncios

Este apartado del juego resulta sorprendente, ya que se puede ver cómo con nuestra concentración se mueve el balón en una dirección y de la misma manera con la relajación, ya que por lo general son inversamente proporcionales. También se deriva de esto las capacidades de cada uno en particular donde, como comenta el propio profesor, "hay fenómenos en este juego, los cuales necesitan apenas segundos en meter un gol", esto debido a su capacidad para conciliar la habilidad de relajación y concentración pese a complicado que parezca.

El objetivo final del juego consiste en motivar a los alumnos a estudiar las ingenierías informáticas, donde queda patente en juegos similares a este lo sencillo que es conciliar complicados métodos numéricos con la creatividad del más alto nivel. Esto es debido a la fuerte caída que esta ingeniería ha sufrido en los últimos años donde la regresión descendente de alumnos se cifra actualmente en cerca de 25 por ciento menos en la última década y las perspectivas de futuro no terminan de ser de todo favorables. #Telefonía móvil #Internet