Hace unos días me pasé por Kickstarter y vi un proyecto que buscaba financiación un tanto extraño, algo que en la vida se me hubiera podido ocurrir, que es donar sangre mientras disfrutas de tu videojuego favorito.

Según estos chicos nos explican que se han decidido a crear este proyecto para trasladar todas las consecuencias que tienen los #Videojuegos a la vida real, cuando en el videojuego pierdes vida de alguna manera u otra, con su proyecto llamado Blood Sport, un mecanismo bombea una parte proporcional de nuestra sangre.

Los creadores de este nuevo proyecto, Taran Chanha y Jamie Umpherson, para saber cuando has sido herido en el juego y bombear la sangre han aprovechado el sistema de vibración que llevan los mandos de las consolas para derivar una señal eléctrica a una placa Arduino, que sería quien le dice al sistema extractor de sangre cuándo tiene que activar los motores y bombear la sangre.

Anuncios
Anuncios

Pero esto tiene un problema, que este sistema nos extrae la sangre a nosotros y si se pasara podrían ocurrir problemas graves en nuestro cuerpo. Entonces, para solventar esto antes de empezar a jugar, se tienen que introducir ciertos datos personales, como la edad, el peso, si se tienen algunos problemas de salud... Todo esto lo controlaría también la placa Arduino. 

La idea de este proyecto es que dos jugadores se enfrenten cara a cara y vean en su adversario los efectos que produciría cuando le hieres en el juego y se le extrae sangre a él.  En su campaña pedían 250.000 dólares para realizar una unidad perfectamente confeccionada para poder ser utilizada por dos jugadores y dos máquinas de extracción de sangre. 

Si todo salía bien y recaudaban la cifra que pedían, pretendían hacer unas competiciones Blood Sport empezando en Toronto el 17 de marzo de 2015, aprovechando el lanzamiento del famoso juego Battlefield: Hardline.

Anuncios

Estas competiciones querían llegar también a un acuerdo con organizaciones médicas para donar toda la sangre que se recaude. Por suerte o por desgracia, la web Kickstarter decidió suspender el proyecto, por lo tanto parece ser que aún no veremos a gente jugando con una aguja conectada al brazo.