La naturaleza, con más años que nosotros mismos, continúa siendo modelo para las más innovadoras propuestas tecnológicas. Ahora, tomando como copia la estructura clásica de un árbol -aquella que se solía repetir en los dibujos escolares -han creado un especie artificial, denominada Acacia.

Su creadora, la empresa Sologic de Israel, combinó en su diseño, algunas de las características intrínsecas de los árboles, como por ejemplo su sombra, y las combinó con otras funcionalidades tecnológicas, como la capacidad de generar y almacenar energía.

El eco-árbol. La especie de Acacia tecnológica, cuenta con tronco y ramas metálicas, y sus hojas son emuladas por una cantidad de siete paneles solares.

Anuncios
Anuncios

El sistema que utiliza es el mismo que se observa hasta ahora en otros contextos como en el caso de empresas. Lo novedoso de este árbol es que ha sido creado para que pueda ubicarse en lugares públicos, puesto que su energía podría ser utilizada para varios fines, entre ellos, servir para recargar dispositivos móviles. Enchufes convencionales y conexiones USB están dentro de la estructura de este árbol, disponibles para ser usados en lugares como parques o plazas. Otra de sus utilidades es el alumbrado público, con la energía que se acumula durante el día, Acacia puede brindar luz artificial durante la noche. Si se está pensando en adquirir uno de estos modelos de eco-árbol, se puede adelantar que de acuerdo a lo anunciado por la empresa creadora, habrá que contar con uno 100.000 dólares.

Anuncios

Acacia se presenta como una alternativa al consumo de energía eléctrica. Con una mentalidad ecológica, apuesta al ahorro y al provecho de fuentes renovables. Pero además de ello, le agrega funcionalidad pública y mucho diseño. Su idea de reproducir justamente la "anatomía" vegetal es también un símbolo que busca destacar la importancia que los árboles tienen en la vida del hombre. Productores de oxígeno aquellos de hojas verdes y reales, estos otros metálicos e inamovibles, generadores de otro tipo de energía no vital pero sí necesaria para mantenerse en un mundo hipercomunicado, ambos con un objetivo compatible: el cuidado del medio ambiente. #Ecología