Si algo caracteriza la exploración espacial es que jamás se sabe lo que se puede lograr hasta que se intenta. Hace un siglo parecía de ciencia ficción, de hecho existe una película de ciencia ficción sobre ello, llegar a aposentar sobre el polvo de la luna a un grupo de exploradores espaciales. Hace más de cuarenta años se logró.

Hace un siglo nadie pensaba que se pudiera llegar siquiera al espacio, de hecho apenas si habíamos empezado a volar en aparatos de madera que eran un deporte de riesgo en sí mismos. Ahora tenemos tal cantidad de satélites en el espacio que empezamos a tener que pedir sitio y reservarlo con tiempo porque no caben todos los que podríamos mandar.

Anuncios
Anuncios

Ahora ha llegado el momento de volver a hacer algo que jamás se ha hecho antes y los expertos de la Agencia Europea del Espacio (ESA por sus siglas en inglés) esperan lograrlo. Se trata, nada menos, que de aposentar sobre la superficie de un cometa un módulo, de nombre "Philae", que en este momento espera la orden de comenzar el descenso.

A las ocho y treinta y cinco horas de la mañana (hora en el meridiano de Greenwich) del día doce de noviembre de este año, el módulo de exploración "Philae" comenzará el descenso en caída libre de más de siete horas hasta el núcleo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en donde se espera que aterrice en perfecto estado.

En principio puede parecer una operación sencilla. Ya se ha hecho antes en la Luna, Marte o Titán (una de las lunas de Saturno).

Anuncios

Sin embargo en esta ocasión estamos hablando de un cometa, un objeto con una gravedad ínfima y con enormes irregularidades que podrían afectar al descenso desviando ligeramente al módulo. Estamos hablando de un nivel de exactitud exigido que podríamos llegar a definir como milimétrico. Nada puede fallar.

Ahora solo nos queda esperar que todo salga bien. Muchos científicos aguantarán la respiración el próximo día doce cuando comience todo. Mucho se ganará para la astronomía si tienen éxito. Este puede ser un paso enorme para la humanidad, uno que tal vez lo cambie todo para los exploradores de las estrellas.