Los tiempos cambian y con esta la forma de comunicación. Lo que antes podías explicar en notitas las cuales recorrían todos los pupitres, ahora la forma de contar lo que quieras es a través del WatsApp, chat de Facebook, entre otras #Redes Sociales.


No obstante parece que los mas jóvenes se reivindican y se desligan del Facebook, por la sencilla razón de no saber usarlo, o por sentirse observados en todo momento, ya que son muchos los familiares que forman parte de esta gran red social, la cual permite seguir todo lo que se publica. Por esto la tecnología va mas allá hablando de la forma de comunicación, ya que crea una plataforma, actualmente muy famoso entre los jóvenes.


Los adolescentes de hoy en día buscan una intimidad en la cual sus padres no tengan puesta la mirada a cada cosa que hagan. Esta búsqueda acabó cuando hace dos años apareció Snapchat, para ellos esto es como otro mundo, un paraíso aislado de los mayores, fácil, rápido y sin temor a nada.
La aplicación se basa en tomar una foto de cualquier cosa de tu entorno en ese momento, escribir o dibujar sobre ella y mandársela a cualquier persona que tenga usuario y al cual hayas aceptado como amigo. Su éxito se fundamenta en como en pocos segundos, de 1 a 10 según lo que cada uno desee mostrar el contenido, la foto caduca, es decir de desaparece sin tener rastro, a no ser que hagas una captura de pantalla o "pantallazo" el cual queda detallado si se realiza avisando al emisor.


Es una intimidad pública obviamente, como toda red social, ya que puedes mostrar lo que haces en cada momento, además de tener la opción de ponerla en el historial donde la foto se mantiene 24 horas.
Los jóvenes no dudan de su seguridad, piensan que esta foto desaparece en la red, pero esta fiabilidad es ficción ya que el pasado 14 de este mes fueron 200.000 fotos las que se filtraron de la aplicación en el mismo foro en el que tenía lugar la publicación de fotos de famosas como Rihanna, 4Chan.
Fernando Marinada, Psicólogo de formación además de detective, opina que lo que mas les aporta a los jóvenes aplicaciones como Snapchat, es la sensación de privacidad ya que mandan con toda seguridad todo tipo de fotos de las cuales están totalmente seguros de su paradero pero esto no es así «Lo que envías por internet pasa de estar bajo tu control a estar bajo el control de otros y las relaciones entre personas no son algo estable». Ya la Comisión Federal de Comercio de EEUU acusó de engaño en lo que respecta la caducidad de las imágenes.
Además esta aplicación es una fuente de fomento del bullying, del ciberbulling, así como sexting. Es decir un acoso escolar directo, o acoso a través de esta aplicación, ya que el niño podría recibir mensajes de acoso, pero por su efímera desaparición no tener pruebas para defenderse. Además del intercambio de imágenes con contenido sexual fácilmente difundibles.

Esto tiene solución, los padre tienen que ser conscientes de lo que sus hijos llevan entre manos, no quiere decir robarles la intimidad, pero si informarles sobre todos los riesgos que conlleva este tipo de comunicación.