Ufólogos de todo el mundo se han levantado en pie de guerra ante el descubrimiento de una estructura rectangular debajo la superficie lunar. Con celeridad han vuelto a sacar las teorías con las cuales se demuestra que la Luna es "una nave extraterrestre". La vida extraterrestre no sólo es posible sino que es segura. De aquí que vengan a visitarnos hay un trecho importante. Por ejemplo la China se ha caracterizado por su nulo interés por nada que no sea chino, lo cual indica que no necesariamente los extraterrestres tengan ningún interés de cruzar la inmensidad del universo para ver que hay aquí. Pero ya sabemos que si algo no entra en nuestra estructura mental es un milagro, fuerzas paranormales o la versión neotecnológica de los extraterrestres.

Podría parecer que ese desierto, lo que muchos han llamado una roca estéril, no pueda darnos grandes descubrimientos. Pero nuestro satélite está estrechamente ligado a nuestro planeta. Prácticamente el sistema Tierra - Luna conformaría un planeta doble. La Luna en comparación con otros satélites es extremadamente grande en relación a su planeta central. Según la actual teoría de su formación ésta fue formada al impactar con la Tierra un objeto del tamaño de Marte hace más de 4.500 millones de años, pero a diferencia de la Tierra que se quedó con los dos núcleos pesados, la Luna solo agrupó la parte volatilizada de las cortezas que no cayó de nuevo sobre la Tierra. Así la Luna tiene la misma composición que la corteza terrestre pero le falta un núcleo pesado caliente, quedando su historia geológica muerta al poco de empezar por falta de energía.

Dentro de este contexto la Luna es un estadio fosilizado de cómo debía ser la Tierra al acabar de solidificar la superficie. La estructura encontrada es una línea de delimitación rectangular, de basalto. De momento solo son especulaciones pero en la Tierra una línea de basalto es una grieta por donde sube magma a la superficie. En la Tierra son comunes y en algunos casos muy visibles estas estructuras (columnas de basalto) ligadas a la tectónica. La Luna había enfriado la superficie por completo cuando una mega erupción cubrió de lava la mitad de ésta, y dando así por acabada su historia geológica. Al estar esta estructura debajo de esta colada indicaría que fue anterior, cuando debajo de la superficie había un núcleo activo.

Una posible causa de esta estructura seria el enfriamiento de la superficie caliente, esto produciría una contracción y fisuras. Esto chocaría con lo que se observa en la tierra, cuando sucede esto, por ejemplo al secarse el barro de un charco, las fisuras generan estructuras hexagonales (que da el mínimo perímetro para una misma área), pero hemos de pensar que esta estructura esta sobre una superficie esférica, de hecho los ángulos en superficie son mayores a 90º, lo cual el rectángulo podría ser la solución a minimizar. De esta manera la estructura mostraría una incipiente tectónica que no tenía mucho futuro en la poco caliente Luna. #Investigación científica

Obviamente aún hay mucho que aprender de nuestro satélite, y seguramente hay más estructuras como esta para descubrir. Sin descartar ninguna teoría por inverosímil que parezca, siempre hemos de decantarnos por la más probable, entre otras cosas porque normalmente es la buena. Encontrar estructuras curiosamente geométricas es normal en la naturaleza, y si no encontramos casi en la Tierra se debe a la erosión, que en la Luna prácticamente no existe.