Una molestia habitual en la realización de fotografías con cámaras de gran formato ha sido el píxel muerto. Este consiste en un minúsculo punto que arruina las imágenes y puede ocasionar un problema mayor, visualmente lo veríamos como puntos blancos o rojos.

Sin embargo, este molesto fallo puede ser un grave inconveniente ya que para su eliminación debemos acceder a un costoso servicio técnico, pero en algunas ocasiones, por suerte, puede ser por fallos en el sensor, ya sea por el mapeado de píxeles, la cantidad de energía que recibe el píxel o por una simple mota de polvo en el sensor.

Los píxeles muertos se pueden mostrar de diversas formas y colores, además podemos solucionar ese fallo de una forma cómoda y sencilla, aunque sus resultados no siempre son lo esperado.

Anuncios
Anuncios

Esto es debido a que el "truco" serviría solo para las Canon DSLR.

Las Canon DSLR son las cámaras de gama media y alta de la marca, ya que éstas facilitan la limpieza manual del sensor. Exactamente estaríamos hablando de estas Canon: 5D, 6D, 7D, 60D y 70D. No obstante, el proceso no garantiza que los pequeños problemas se solucionan por completo, debido a que los píxeles haya llegado a su límite. Una garantía para que no se proliferen es la sustracción de la batería después de utilizar la cámara, ya que eso puede ocasionar una sobrecarga en el sensor y hacer que aparezcan más.

La forma de solucionar manualmente estos o algunos de los píxeles muertos es acceder al menú de nuestra Canon, una vez allí seleccionamos la opción de "limpieza del sensor" y elegimos "limpiar manualmente", de este modo la cámara levantará las cortinas del disparador y expondrá el sensor para que el usuario pueda limpiarlo.

Anuncios

El truco está en poner la cámara bocabajo, con una lente puesta o una tapa y, seguidamente, esperar un minuto y treinta segundos.

Por singular que parezca el resultado es abrumador, los usuarios notan que puede no solucionar del todo el problema pero que hay algunos que se difuminan para no volver. Además notaremos las imágenes mucho más nítidas y claras.