Cuando un usuario realiza su primera compra on line por decisión propia o bien porque no lo encuentre en las tiendas de sus localidad, puede que no sea una decisión fácil porque tenga que superar sus miedos sobre el uso de sus datos bancarios, la posibilidad de que el artículo llegue estropeado o las dificultades a la hora de reclamar la garantía vía #Internet. Gran parte de los consumidores tienen muy presentes los distintos riesgos de comprar en tiendas on line, sin embargo, son muy pocos los usuarios que manifiestan problemas. En lo que se refiere a la seguridad de los pagos poca gente alude problemas, y a menudo es por un problema menor como la dificultad para utilizar una tarjeta de crédito concreta o por una retención del pago unos días.

Anuncios
Anuncios

Casos como un doble cobro son muy poco frecuentes y propios de tiendas poco conocidas, de hecho, la protección que ofrece la legislación para las tiendas on line es mayor que en las tiendas tradicionales pues el consumidor cuenta con siete días hábiles para la devolución del objeto que haya comprado sin necesidad de dar explicaciones. Una de las ventajas es el pago de PayPal, que es un medio de pago en el que el vendedor no tiene acceso a los datos bancarios del comprador y somos nosotros quienes controlamos el pago sin revelar nuestros datos. Es un pago instantáneo y se invierte mucho en seguridad. Si el vendedor no responde de forma adecuada, el comprador tiene 45 días para activar el mecanismo por el cual hay intervinientes como organismos de arbitraje y en el caso de que el comprador demuestre tener razón se le devuelve el importe íntegro de la compra sin límite ninguno.

Anuncios

Para quedarnos más tranquilos es mejor instalar un antivirus y activar el contrafuegos. Además de la opción de PayPal están las tarjetas prepago con un importe limitado siempre que no les cobren comisión, y si usamos las tarjetas de crédito o débito, hay que comprobar que nuestros bancos tengan algún sistema de compra segura para comercio electrónico. Además la página web de venta debe mostrar una dirección física o un teléfono y datos de registro donde esté inscrita y esta página web debe empezar por https y mostrar abajo el icono de un candado. Y por último usemos nuestro ordenador y nunca uno público pues otro usuario puede obtener nuestras claves y datos bancarios.