Vivimos en una realidad aumentada por los medios masivos de comunicación, pero también somos parte de la cruda realidad que muestran las estadísticas, sobre todo lo referente a la seguridad física: robos, atracos, violaciones, son algunos de los casos que conforman la lista. Pero el problema se agrava aún más cuando se trata de la seguridad de los #Niños. La ingenuidad característica de la edad, los hace ser "presa fácil" de la delincuencia. Sabiendo de la preocupación que el tema genera, la compañía LG diseñó un dispositivo que permite la localización de los pequeños.

Se trata de un brazalete sin pantalla, pero que por su estilo parece que quien lo lleva puesto, tiene un reloj.

Anuncios
Anuncios

Se caracteriza por ser muy fácil de operar por los niños, ya que cuenta con un único botón que permitirá realizar o atender una llamada de los padres. Además, el servicio estrella es la posibilidad de localizar la zona geográfica por la que transita quien lleve el dispositivo puesto, todo ello mediante una aplicación disponible para Android.

Como se puede observar, la pulsera de LG apunta a un público consumidor específico. Al ser muy simple su forma de activación, no es necesario que los chicos conozcan ni siquiera los números. Por ello, serán los padres de niños que aún no fueron alfabetizados -entre los 3 y 5 años -quienes mayormente se interesarán por el brazalete. Además, la compañía con mucha astucia, ha elaborado carcasas infantiles, ideales para lograr el encantamiento del pequeño público.

Anuncios

Próxima a presentarse al mercado europeo, la pulsera es un mecanismo más para resguardar la integridad de los niños. Todos los días se vuelven noticia casos de secuestro y robo de chicos, muchos de ellos vinculados al tráfico de órganos. Según las estadísticas de Organs Watch, el número de riñones -el más solicitado de los órganos- que se trafican ilegalmente asciende a 20000 en todo el mundo. Pero también el tráfico de niñas que son secuestradas fuera de los colegios o parques con destino a redes de trata para ser prostituidas. Por esto mismo, nada es mucho cuando se trata de la seguridad de los más pequeños.