Todos sabemos el compromiso del gobierno actual en el asunto del Cambio Climático. Mientras en la sede de la #ONU los estados van pasando su máxima representación política, España ha mandado al rey; cierto que el rey es la máxima representación del estado, como lo es la bandera, que para el caso es lo mismo ya que el rey sólo tiene representatividad institucional. En este sentido haber dejado hablar ante la asamblea al embajador permanente hubiera sido lo mismo, España no se comprometerá a nada porque el rey no tiene potestad para hacerlo (excepto asuntos ya aprobados por el gobierno), y lo único que hará es traerles el parte de lo hablado. De hecho si ha ido el rey ha sido más como presentación de este al mundo (no olvidemos que a su coronación no vino nadie) y un poco hacer relaciones públicas para ser elegidos como miembro del Consejo de Seguridad (descaradamente saben que mandar a Mariano Rajoy es contraproducente).
Sea como fuere lo realmente importante son las declaraciones y compromisos firmados por las naciones que realmente cuentan. En esto tenemos al G20 y la UE que forman el bloque de países más desarrollados, estos son los países que más emiten, así como debido a la globalización económica obligan a otros países a ser también altamente contaminantes. Realmente los compromisos ya adquiridos en sus foros más algunos que ha añadido algún que otro país perteneciente a este grupo a título propio, conforman la declaración final que aprobará el plenario.
Llevamos muchos años de conferencias del clima y cumbres con grandes titulares, declaraciones, compromisos y calendarios que no se cumplen. Una razón de esto estaba en la poca conciencia del problema que tenía la opinión pública. Ésta era debida por el poco conocimiento de la situación, en parte porque no se ha empezado a apreciar hasta ahora que la meteorología extrema nos impacta, y sobretodo al confundirse con la cacofonía que producen la cantidad de mensajes ecologistas los llamamientos con respecto a este tema.
Aunque la razón más importante es la económica. Nuestro mundo esta colonizado por la energía de origen fósil, petróleo, gas y carbón. Las energías renovables no ofrecen la agilidad ni la potencia que tienen las fósiles; algo problemático cuando para muchos procesos se necesita mucha energía en momentos puntuales, algo que obligaría a un replanteamiento global del uso de la energía y que en un contexto de libre albedrio como el actual es imposible. Por otro lado el negocio de las fósiles es un negocio consolidado: distribución en funcionamiento, clientela asegurada, materia prima para más de un siglo, y financiación asegurada. El petróleo se ha convertido en un negocio seguro como exponía en "Petróleo por nada, el cuento de la leche negra", y la economía financiera está bloqueando y presionando para retrasar todo lo posible las medidas.
La energía fósil tiene secuestrada la economía. De la misma forma que se compran productos agrícolas mucho antes de que incluso existan los campos para cultivarlos, el petróleo también se compra a Futuros. El milagro que mantiene aún alto el precio del petróleo es que el precio del petróleo extraído hoy se fijó hace algunos años. Hoy con la caída de la demanda y la intrusión de los hidrocarburos obtenidos de forma no convencional, el precio habría de caer y en consecuencia arruinar a los inversores; pero estos inversores, como sucedió en la crisis inmobiliaria, lo han titulizado y una caída de este precio se llevará por delante la economía financiera, en lo que se llama la Burbuja del Carbón.

Hoy mareamos la perdiz climática, mientras el clima empeora. Un informe de UN ha alertado del incremento del ritmo de acumulación de CO2 (En 30 años se ha incrementado el ritmo de acumulación de CO2 en la atmósfera) y tenemos evidencias de que los Hidruros de Metano se empiezan a liberar del fondo marino (Se acelera el aumento de gases invernadero en la atmósfera). Se necesitan medidas y encima urgentes porque la situación se acelera, pero los dirigentes mundiales están aún muy atareados con la crisis económica y los intereses de los lobbies, para prestar atención a la burbuja climática que si estalla nos borrará a todos. #Calentamiento global

PD España para variar ni cuenta ni quiere contar y seguir viviendo en su realidad virtual como si el clima no le afectara.