La biomedicina evoluciona de manera rápida y eficaz, es por ello que la Odontoestomalogía no escapa a dichos avances. Ello ha permitido la aparición de nuevos metódos que mejoran la salud bucodental de las personas. Según la Organización Mundial de la Salud, la mayoría de los adultos del mundo tienen una caries durante su vida y una tercera parte de la población mundial perderá su dentadura entre los 65 y 74 años de edad. La comunidad científica cada vez más preocupada por ello, ha ido creando nuevos mecanismos que permitan un avance tanto a nivel molecular, quirúrgico, diagnóstico o reconstructivo en la odontología. Estos avances se podrían clasificar en: tecnología de diagnóstico, de planificación, tratamientos y de restauración.

Anuncios
Anuncios

La odontología paso de ser dolorosa y traumática a un poco más placentera, ya sea cirugías no invasivas, como extracciones e implantología, con diseños más estéticos y de mejor calidad. Ahora se realizan revisiones y diagnósticos, con aparatos mucho más sofisticados y de una elevada tecnología. Los cepillos de dientes se han modernizado permitiendo la eliminación de la pegajosa placa bacteriana con fricción a través de nuevos sistemas de funcionabilidad, como los creados por una prestigiosa marca de dentríficos.

No hay que olvidar que una salud dental comienza con una buena higiene, revisiones periódicas y visitas al odontólogo, así evitaremos males mayores y sobretodo, porque es muy importante mantener los dientes y las encías sanas. La caries dental es una de las enfermedades que aún prevalecen a pesar de tantos avances tecnológicos, ya que esta supeditada a muchos factores.

Anuncios

La decisión de cuándo se ha de obturar un diente, está sometida a la variedad de opiniones de acuerdo con el diagnóstico, si la lesión está activa, para determinarla hace falta unos pasos tradicionales que van desde la exploración visual, hasta las radiografías.

Lo que esta claro es que la odontología no ha quedado obsoleta sino por el contrario los avances sorprenden cada día en especial las cirugías estéticas y los correctores en la mal formación de los dientes, esto ha permitido detectar posibles males mayores desde épocas muy tempranas lo que hace que muchos chiquillos lleven brakets que antes eran muy grotescos pero que que ahora gracias a estos avances tecnológicos se sustituyen por tratamientos de ortodoncia invisibles. Estos brakets, comenzaron a comercializarse en los años 70, en los 80 los implantes empezaron a ser una solución a las piezas perdidas, como podemos ver la tecnología ha puesto su mejor sonrisa a la odontología.