Los Borg son una especie extraterrestre de ficción la cual se caracteriza por querer homogenizar y asimilar cualquier otra forma de vida inteligente que se encuentran por la galaxia, y vivir en una especie de consciencia única en que los individuos están interconectados entre ellos. También tienen un sistema de monarquía absoluta donde una reina al estilo hormigas o abejas da las ordenes, pero ese sistema no tiene sentido dentro esta organización social, porque este cometido, el de tomar decisiones, lo tendría esta consciencia global; en pocas palabras de la misma forma que nos inventamos las reinas de colmena a imitación de los humanos, pero que a la hora de la verdad su único cometido es parir huevos, y las decisiones las toman colectivamente cada grupo de abejas de un mismo cometido; los guionistas han creado una reina imitando una organización social que no existe, y que al mismo tiempo sería poco operativa

Sea como fuere los humanos tenemos una estructura social a base de círculos, familia, amistades, conocidos… y al mismo tiempo una organización piramidal, a base de líderes, gregarios y los gregarios de los gregarios. Nos gusta estar en grupo y necesitamos del contacto de este. Pero esto normalmente tiene un hándicap: nuestro razonamiento requiere de concentración e introspección. Así pues el ser humano crece por un lado gracias a lo que intercambia con el resto de sus congéneres, y por otro con la reflexión en soledad con uno mismo sobre lo que ve y experimenta. 

Normalmente tenemos la imagen del sabio como alguien que huye de la multitud. Esto tiene sentido porque la multitud es adictiva. Si recordamos los mejores momentos de nuestra vida nos daremos cuenta que casi ninguno es en solitario. Pero la multitud o simplemente estar acompañado requiere estar atento a las evoluciones del grupo, y eso limita nuestra acción a simples trabajos operativos vinculados o no a la dinámica de ese grupo. Para el estudio o reflexión se necesita soledad, aunque realmente el sabio nunca esta solo porque si no perdería el contacto con la realidad y se volvería loco. 

Las nuevas #Redes Sociales han incrementado el conocimiento mundial de forma casi exponencial al conectar sabios de todas partes del mundo. Ellos se retroalimentan con sus descubrimientos, pero para hacer un descubrimiento cada uno ha de hacer su trabajo. Incluso hoy donde todo se hace en equipo, cada miembro tiene un cometido que ejecuta en solitario siendo la potencia del grupo el poder coordinar el trabajo de forma eficiente, y al mismo tiempo comentar o pedir ayuda a los compañeros. Sin introspección no hay crecimiento mental.

Pero estas redes, que al fin y al cobo no dejan de ser un negocio, se han extendido al máximo posible de clientes. Lo que es una facilidad de comunicación se ha convertido en una verdadera obsesión. En cualquier transporte público podemos observar como mucha gente llama a algún familiar para pedirle como está. Normalmente si sigues la conversación es alguien que han visto hace escasas horas, prosiguiendo esas conversaciones clásicas que se llevan para poder decir algo y continuar hablando. 

Aunque al ir avanzando la tecnología con aplicaciones y ancho de banda, se produce algo aún más perverso. Hoy si miramos paradas de autobús, salas de espera o bares; veremos un montón de gente pegada a su móvil, siguiendo listas de frases con o sin fotos adjuntas. Esto son los Time List de las diferentes redes sociales, y mientras están pegados a ellos la vida corre a su alrededor. Poco a poco su mundo se reduce a esas líneas pegadas a la imagen de un avatar que ocupa cada vez más tiempo y reduciendo el tiempo que uno dedica a uno mismo. Como he dicho es adictivo convirtiéndose esas redes sociales como una especie de colonias sin fin donde todo lo que haces se hace en la compañía perpetua de tus contactos.  #Telefonía móvil

Como explique al empezar los Borg son unos extraterrestres (ficticios) que no tienen vida propia porque toda la colmena esta interconectada en todo momento. Seguramente estamos lejos de los Borg o de una existencia parecida a la de los humanos de Matrix, pero si nadie empieza hacer el esfuerzo de contenerlo, y nuestra tecnología consigue implantar el teléfono móvil en nuestro cerebro (algo que no está tan lejos como parece), en poco tiempo viviremos en colmenas como los Borg.