Puede ocurrir que la ficción incite a la realidad y así, lo que era apenas un juego de la imaginación, se materialice. Esto es lo que sucede con la literatura de ciencia ficción, también conocida como "literatura de anticipación", pues los autores suelen inspirar a los científicos e inventores a crear aquello que solo aparecía en las letras. Algo similar acaba de ocurrir en China, cuando una empresa, inspirada en un vídeo hecho como broma, decidió construir unos palillos chinos que detectan comida en mal estado.

El invento, además de considerarse otro desafío para las inagotables mentes orientales, surgió como una necesidad de respuesta a los grandes conflictos a los que se enfrenta el comercio gastronómico por la comida en mal estado.

Anuncios
Anuncios

El prototipo de palillos detectores tiene una función muy básica: indicar si el aceite en el que se cocinan muchos de los platos chinos, es fresco o no. El problema del uso de aceite en pésimas condiciones para ser consumido, ya tiene implicaciones legales. En China se comercializa lo que llaman "aceite de desagüe", es decir, ya usado (saturado), lo que provoca, en primera instancia, daños a la salud, pero también daños a los negocios que se exponen a juicios y multas por usarlo. Como dato no menor, el año pasado un centenar de personas fueron procesadas por la venta de este tipo de aceite, y dos de ellas cuentan con una pena de cadena perpetua. Como se ve, la creación de estos palillos salvará a muchas personas de un cuadro de intoxicación, y a muchos dueños de locales de comida, de enfrentarse con la ley.

Anuncios

Antecedentes. Sin embargo, y aunque parezca una novedad, los palillos detectores de comida en mal estado no son los primeros en ganarse esta delicada labor. Ya se ha presentado la nariz electrónica, un objeto cada vez más presente en las industrias alimenticias. Dotada de un sistema complejo de sensores que imita el olfato humano, la nariz electrónica sirve para detectar productos en mal estado como vinos, aceites o café.

Actualmente, existen otros proyectos similares en vía de desarrollo con la intención de llevar a los hogares un dispositivo con los mismos fines que la nariz electrónica y los palillos chinos. Los casos de intoxicación por el consumo de alimentos en mal estado siguen preocupando a los sistemas de salud. Contar un aparato en casa que nos salve de los nefastos efectos de un cuadro de intoxicación será también un beneficio económico para los servicios de salud.