La madrugada del 23 de septiembre entra astronómicamente el otoño. Normalmente esta efeméride no coincide con la entrada meteorológica de éste, el cual empieza a asomar pasada una semana de septiembre por regla general; aunque si el agosto a partir de la quincena ha registrado lluvias empieza a refrescar mucho antes. Los equinoccios o los solsticios son fechas que marcan la entrada de las estaciones, pero por regla general en esta fecha ya se ha entrado meteorológicamente en la estación; aun así no es extraño que meteorológicamente la estación se alargue, pero son los menos de los casos.

Pero desde el inicio del Cambio Climático las estaciones meteorológicas se han vuelto locas. No estamos hablando de fenómenos paranormales; simplemente se comportan fuera ciclo. Sin ir más lejos el año pasado hasta mediados de Noviembre hizo tiempo casi estival, pero de un día para otro se pasó a riguroso invierno, dando paso por Navidad a un tiempo de finales de primavera. Este verano ha estado fresco y lluvioso (de media, hay zonas donde han pasado sequía), presagiando un Septiembre otoñal; pero para sorpresa de todos entro el verano canicular. Hoy después de un fin de semana playero se han desplomado las temperaturas y ha empezado a llover, aunque se espera según lo que se alargue el capítulo de lluvias que el siguiente fin de semana sea digamos primaveral.

Aunque haga fresco estamos en pleno #Calentamiento global. Y es precisamente esta energía acumulada la que está permitiendo que suban las temperaturas en plena reducción de la insolación y sin necesidad de irrupción de viento sahariano. El Cambio Climático no significa que haga calor en todas partes, e incluso hay lugares que aún no les afecta y algunos ni les afectará; en cambio hay muchos lugares donde hay recurrencia de inundaciones muy por encima de lo que les es normal, cómo también hay recurrencia de sequias en otros sitios. Las presumibles inundaciones que ocurrirán hoy en el levante, son normales en estas épocas; pero si miramos las hemerotecas estas son menos recurrentes y no tan severas como las de hace dos décadas, en cambio la sequía en el levante se ha recrudecido, acumulándose el déficit hídrico.

Ayer domingo hubo en NY una gran manifestación para exigir a la Cumbre del Clima, que se desarrollará en la sede de la ONU, acciones inmediatas. En estos momentos hay muchas zonas, entre ellas la Península Ibérica, donde el cambio climático ha empezado a crear modificaciones en su sistema climático. No hay que decir que el clima afecta a la producción agrícola, y en buena parte también condiciona el negocio turístico. De momento España se ha erigido como un país que ha decidido saltarse los compromisos de reducción de emisiones, no formalmente, sino fundiéndose todas las políticas implementadas al respecto (efectivas o no eran las únicas y no se han sustituido por otras). Mientras el Mundo está delante de la encrucijada más importante del último milenio, nuestro gobierno piensa en cómo sacar más petróleo aunque sea a costa del negocio turístico.