El descubrimiento inicial de esta forma tan peculiar de "comunicación" telapática cerebral fue a finales del mes de marzo de este año. Desde un laboratorio de la India se logró transmitir un saludo a otro laboratorio de Francia. La palabra "hola" fue codificada en código binario (1,0) y se envió vía Internet con la ayuda de tecnologías pioneras de tipo no invasivo.

El emisor, situado en la India, llevaba puesto un casco con tecnología Bluetooth conectado a varios electrodos. El encefalograma del emisor leyó los impulsos eléctricos cerebrales producidos al codificar el saludo proferido en un total de 140 caracteres binarios.

Anuncios
Anuncios

El receptor, situado en Francia, lleva los ojos tapados con una especie de venda. Cuando empieza a notar los flashes de luz en su cerebro, el mensaje se va descifrando. Por tanto la descodificación se produce de tal modo que en código binario, el emisor decía 1 cuando movía su mano y 0 cuando movía su pie. Y, en el caso del receptor, 1 cuando notaba la luz y 0 cuando dejaba de sentirla. El código binario se comporta como el código Morse.

El experimento científico fue un éxito total. Pero los investigadores quisieron contrastar resultados y repitieron la prueba diez días después con la palabra "ciao" con el mismo resultado. Este hallazgo científico ha sido posible con la colaboración conjunta de un grupo de investigadores de Harvard con la colaboración inestimable de la Universidad de Barcelona.

Anuncios

Ha sido la primera vez que se ha logrado una comunicación de tales características entre humanos. Resaltar sobre todo que es una comunicación consciente y el primer paso para la transmisión de mente a mente. Anteriormente se desarrollaron experimentos similares en animales roedores tales como ratas y ratones. Dado el éxito se decidió probar la telepatía cerebral en seres humanos. Ya se está investigando para que el método de comunicación telepática sea más "elegante" y que pueda modernizarse lo antes posible.

Esta investigación ha abierto nuevos horizontes. Da en pensar que la comunicación entre el cerebro humano y los ordenadores no está muy lejana en el tiempo. Rizando el rizo, ya se empiezan a generar las primeras controversias sobre cómo se expresarán las emociones o si se producirá la despersonalización de tales sentimientos que, al fín y al cabo, son tan nuestros y lo que nos hace humanos. #Investigación científica