En Japón están construyendo, las llamadas Smart Cyties; son ciudades de nueva generación que tienen por finalidad la eficiencia energética. Estructuradas en viviendas unifamiliares las Smart Cyties, nacen como solución al problemas que años atrás generó la falta de suministro eléctrico procedente de las centrales nucleares debido al Tsunami que azotó al país hace algunos años.

Este acontecimiento ha tenido como consecuencia el incremento en importación de combustibles fósiles y el consecuente incremento de las emisiones de CO2. Japón no sólo no podrá cumplir con los compromisos medioambientales internacionales sino que verá como sus emisiones se incrementarán en aproximadamente un 3 por ciento. Han sido las iniciativas privadas las que han visto una combinación casi perfecta entre innovación, respeto al medio ambiente y ahorro económico manifiesta en la optimización de recursos. El resultado, nuevas ciudades dotadas de los últimos avances en tecnología. Uno de ellos quizás al que mayor secretismo le acompaña, consiste en un lector de tarifas eléctricas con un acumulador de energía en forma de batería que acumula en tiempo de tarificación perfecto. 

Mientras tanto, en el resto del mundo y hasta que no llegue la tendencia, se impone una cuestión de vital interés: ¿Que hacemos hasta que no tengamos al alcance de nuestra mano una vivienda completamente superdotada de sistemas de ahorro. Pues bien, se impone una tendencia basada en la programación de pequeños robots que tienen por sistema el binomio placa base y lenguaje de programación. No es nueva la tendencia que el mercado de la robótica ha experimentado los últimos años, primero con pequeños juguetes en forma de drones y tecnología por el esttilo. Lo interesante del tema es que la robótica programable se alza como la mejor alternativa a la hora de adaptar el consumo de nuestros electrodomésticos.

En resumen, para aquellos diestros en el montaje de mecanismos y facilidad para aprender un lenguaje de programación, la robótica surge como opción lúdica, antesala de lo que serán las ciudades de un futuro no tan lejano.