Hoy el Ébola se ha puesto en boca de todos, en parte por la repatriación del misionero español infectado ("España un país que se cree superior a los demás"). Pero en realidad esta enfermedad se conoce desde los años 70 del siglo pasado, cuando se dieron los primeros brotes en la riba del rio Ébola (Zaire). En realidad el nombre nos sonaba más o menos a todos, debido básicamente a que era el protagonista directo o indirecto de algunos filmes catastrofistas o de espionaje.

Como ya he mencionado en otros artículos puede que la más famosa sea Outbreak (Estallido, 1995) aunque en serie B se ha usado desde narrar epidemias apocalípticas hasta armas biológicas letales. En parte algo de real tienen estas películas, porque el ébola ha sido considerado, entre otros muchos virus letales naturales, arma biológica de posible uso.

Y seguramente se preguntan ¿cómo es que siendo tan peligroso la OMS no hacía nada? La respuesta sencilla es porque la OMS se dedica a la salud en general, en estos momentos hay enfermedades mucho más mortales que están poniendo en jaque la salud mundial, mientras el Ébola hasta hoy no era ningún peligro. ¿Ningún peligro? Sí Como arma implicaba generar focos distribuidos estratégicamente, que generaban un brote fulminante que mataba el grupo atacado en poco tiempo impidiendo esa velocidad la propagación en #Epidemia (que pudiera afectar a los agresores también); cómo es lógico ningún ejercito usaría una arma que los pueda infectar a ellos. Los Conspiraticios claro siempre piensan en sueros y antídotos secretos, pero en un agente biológico real lo que sucede es que evoluciona, pudiendo pasar que el dinero empleado en ese antídoto no sirva de nada a la hora de usarlo porque las mutaciones del virus lo hacen inútil.

La OMS tenía sus motivos de no darle más importancia de la que tenía, pero en esta ocasión se han dormido. En el momento en que los brotes empezaban a durar más de la cuenta había de haber usado medidas más drásticas como las que se están empezando a emplear ahora. Aquí lo que ha fallado es la percepción de riesgo y me explico. Se habla de que hay gente negativa que encuentran un problema en cada solución, obviamente son gente muy frustrante y al mismo tiempo cortan todo progreso, pero al mismo tiempo esta gente está exponiendo posibles dificultades, reales o no, que puede producir una solución. Así personas que siempre encuentran problemas a soluciones, suelen ser no escuchadas o tratadas como pesimistas sin evaluar si el riesgo es real o irrelevante. Esta actitud es normal en los humanos porque si no usáramos nuestro optimismo nunca arriesgaríamos y aún estaríamos en las cuevas, pero hay muchos ejemplos históricos de Casandras, que advirtiendo del desastre, no se les hizo caso.

Evaluar el riesgo es algo que no se nos da bien. Pero como siempre las matemáticas han salido a nuestra ayuda. Una buena modelización de los escenarios posibles evalúa las pérdidas y ganancias posibles inherentes a cada situación. Pongamos de ejemplo la repatriación del misionero M.Pajares ("La muerte del primer infectado de Ébola en España no acaba el peligro"); Siguiendo los controles correctos la probabilidad de infección de un sanitario es muy baja, pero (esperemos que no) haya uno infectado y no lo hayamos detectado; estamos en verano y se va de vacaciones mientras incuba la enfermedad; aunque sea sanitario y sepa de la peligrosidad, va a tardar un tiempo entre ir a urgencias y empezar a ser infeccioso, conviviendo con su familia seguro que los infecta, la solución es aislar la familia ¿sólo?; si amplias mucho el circulo sembrarás el pánico y es poco probable que haya infectado a alguien más allá de los familiares directos; y aquí es donde se toma la decisión destruir el turismo, no sólo de la localidad sino de toda la zona y dejar maltrecho el de todo el país o ser más conservador para no dañar la economía. Sí fuera una enfermedad no tan mortífera o con una cura una epidemia generaría un problema sanitario que costará dinero (algún muerto), pero no tan costoso como cargarse la principal fuente de recursos del país, así que se haría un cordón que diera una seguridad de no propagación del 90% o más, hasta donde la discreción nos permita y nos jugamos ese 10% de posibilidades; aunque lo que tenemos en manos es una enfermedad muy mortífera y sin cura, entonces una epidemia será peor que pasar una guerra: mortandad, recursos insuficientes, caída de la producción… aquí no hay duda lo que podamos perder económicamente será muy superior a destruir la industria turística.

¿Qué impediría no tomar esa decisión? Evaluar el riesgo es proyectar escenarios a futuro, y el futuro suele pasar lo más probable, pero nada asegura que pase. Estamos hablando de un 10% de probabilidades eso implica que lo más seguro es que el cordón discreto hubiera solucionado la papeleta y hubiéramos salvado al turismo, y como es lógico nadie quiere pasar por alguien que se ha cargado "la remontada económica" por un fantasma. Evaluar riesgos entra en juego tanto las probabilidades de que ocurra un acontecimiento como el impacto de este. Indiscutiblemente que sea poco probable hace que se pueda menospreciar a la hora de tomar una decisión, pero si la apuesta es de todo o nada es jugar a la ruleta rusa. La OMS no ha jugado a la ruleta rusa, simplemente no ha tenido en cuenta que la capacidad de propagación de esta enfermedad tiene que ver con la densidad de población y sobretodo con la facilidad de movimiento de esta población. Ahora sí que alguien ha evaluado el riesgo (seguramente las compañías aseguradoras que es su trabajo) y se han dado cuenta de la magnitud del problema, aunque por otro lado intentan minimizar su impacto social porque seguro que en la evaluación han comprobado que el pánico va ser mucho peor que la enfermedad. #Ébola