El caso de #nadia, la niña con #tricotidistrofia, conmociona a todos por la posible estafa que sus padres están llevando a cabo relacionada con las donaciones recibidas para el tratamiento. La tricotidistrofia es una enfermedad caracterizada por un déficit de azufre en los tejidos que derivan del tejido embrionario, los síntomas son principalmente la fragilidad del cabello, retraso del crecimiento, fotosensibilidad, anomalía en las uñas y un pequeño déficit intelectual. Después de que la niña de 11 años en el 2008 fuera afectada por esta enfermedad sus progenitores pusieron en marcha campañas para recaudar dinero.

En la última campaña recaudaron hasta 153.000 euros que luego ofrecieron devolver y eso provocó sospechas en cuanto a la destinación del dinero conseguido.

Anuncios
Anuncios

A partir de ahí se empezó a investigar y las conclusiones fueron que los síntomas de la enfermedad no son tan graves como presentaba Fernando Blanco, además de posibles viajes hechos a Afganistán sin testimonio alguno para buscar a un supuesto especialista para curar a su hija.

Cierto es que Nadia padece una enfermedad real, aunque todo indica que sus padres han exagerado y mentido para su propio beneficio. La madre de la joven declara ante el juez tras salir de la cárcel este jueves después de pasar una noche en comisaría. Lo hace sola porque su marido sigue detenido y en dependencias judiciales. Esta es la segunda vez que Magda da sola la cara al público, anteriormente se puso en contacto con el programa de 'Espejo Público' al que su marido debía de haber acudido y no lo hizo.

Según Magda fue ella quién le pidió que no fuese, porque justo en ese momento los Mossos estaban buscándolo.

Anuncios

Vistas las incongruencias, el juzgado ha ordenado el bloqueo de las cuentas bancarias a las que llegaba el dinero y pidieron a los progenitores que entregaran informes médicos así como el pasaporte para ver si realmente viajaron a buscar tratamiento. Esta documentación no fue entregada y fue entonces cuando detuvieron a los acusados.

Actualmente la tutela de la pequeña no peligra y tampoco se tendrá en cuenta los antecedentes de Fernando, también por estafa.