Hace unas semanas, Brandy de tan solo 18 años de edad, decidió quitarse la vida delante de sus padres y su hermana porque ya no aguantaba más las burlas y la presión a la que estaba sometida a través de las redes sociales.

Pocos días después, tras el funeral de Brandy, alguien decidió abrir una página en las redes sociales, muchas personas pensaron que habían sido los familiares y amigos.

La página rápidamente se llenó de mensajes de apoyo a la familia por lo sucedido pero poco tiempo después los mensajes de apoyo quedaron eclipsados por mensajes desagradables hacia la joven.

Algunos de ellos decían que el #Suicidio lo había hecho tarde, otro de ellos decían que menos mal que tomó esa decisión, estos mensajes iban acompañados de imágenes retocadas de la joven con frases de mal gusto.

Anuncios
Anuncios

Tras este aluvión de mensajes de mal gusto que se han convertido en una pesadilla para la familia de Brandy, ahora son ellos los que reciben ciberbullying. Los familiares han tomado la decisión de bloquear este tipo de páginas y eliminar sus redes sociales, pero los amigos de la familia los alertan cuando ha alguna publicación nueva para que puedan hacérselo saber a las autoridades.

Los padres de la joven denunciaron los hechos a la policía, y están investigando de donde proceden estos mensajes pero de momento no tienen ninguna pista a seguir.La policía esta rastreando los mensajes para localizar a los autores, mientras tanto el padre de la joven ha decidido dar charlas en las escuelas e institutos para dar apoyo y consciencia sobre la importancia del #acoso escolar y el ciberacoso.

Brandy ya no está pero aun así las personas que la llevaron a tomar la decisión de quitarse la vida continúan haciendo comentarios y acosándola.

Anuncios

Es triste que tenga que pasar algo tan horrible como esto para que algunas personas tomen consciencia de la importancia que tiene el acoso escolar, no son cosas de niños, es un maltrato continuado que a veces lleva a las personas a tomar decisiones como la que desgraciadamente tomó Brandy. #bullying