Actualmente, todos sabemos que es posible sacarse la parte teórica del #carnet de conducir por libre. Lo que parecía impensable era sacarse también el práctico sin necesidad de apuntarse a una autoescuela.

Pero, como a veces la realidad supera a la ficción, aquí os traigo la historia de Gabriel Lucas, un joven de Majadahonda que desafió al sistema tradicional y a las autoescuelas y decidió sacarse el carnet de conducir totalmente por libre, con su propio coche y su madre como profesora. 

Todo comenzó cuando Gabriel tenía 20 años, como la mayoría de los jóvenes, se apuntó a una autoescuela para sacarse el carnet, aunque no pudo iniciarla por motivos laborales.

Anuncios
Anuncios

Años después, cuando quiso retomarlo se encontró con la negativa de la autoescuela, pues el pago anterior había caducado, así que tenía que volver a pagar la  matrícula si quería seguir. Se negó, no lo iba a permitir, así que indagó cómo podría obtenerlo por su cuenta.

Sacarse el teórico fue fácil y le supuso poco más de 100 euros. Se estudió el manual con los correspondientes test, realizó el test psicotécnico (el coste varía dependiendo del centro) y pagó las tasas de tráfico (85€) necesarias para presentarse al examen.

Con el aprobado en las manos, y todo sin ayuda de una autoescuela, Gabriel se planteó si no podría hacer lo mismo con el práctico. Buscó información y dió con la  "Licencia de Aprendizaje de la Conducción",  que se podía solicitar a la DGT y que te permite examinarte sin pasar por una autoescuela. Eso sí, no fue sencillo cumplir todos los requisitos.

Anuncios

Para las clases prácticas necesitaba un coche de doble mando, con dos juegos de pedales, donde el conductor responsable debe tener la licencia en regla, más de 5 años con el carnet y 3 años sin cometer infracciones graves. Gabriel, tras mucho tiempo buscando, consiguió un viejo Honda Accord como regalo de un familiar y lo adaptó a las necesidades en un taller especializado (le salió por 550€). En cuanto al "profesor", encomendó esa tarea a su madre, que se sacó la Licencia de Aprendizaje de la Conducción.

A la hora de encontrar una aseguradora, después de muchas negativas, sólo accedió el Consorcio de Compensación de Seguros, y por el doble de lo que saldría a mercado: 600 euros.

Finalmente, tras superar todas las trabas, y con 3 meses de prácticas, se presentó al examen final pero lo suspendió por un fallo al aparcar. Ya en el segundo intento sí aprobó y obtuvo la satisfacción de haberlo logrado todo por sí mismo,  siendo la primera persona en sacarse el carnet de conducir completo por libre.

Anuncios

Haciendo balance, sacarse el carnet al margen de lo establecido le ha salido más caro que por el método tradicional. Unos 2.500€ (comparados con una media de 800€ en autoescuela) y dos años de su tiempo, sin contar los esfuerzos requeridos y los problemas que fueron surgiendo. Sin embargo, el motivo no era económico -aclara- sino una cuestión de principios: “Tenía ganas de explorar otras vías y poner de manifiesto que hay cuestiones que la #Sociedad da por hechas que se pueden cambiar para mejorarlas”. #Coches