Ryan Lawrence se declaró culpable de los hechos que, el día 20 de febrero en el condado de Cortland, Nueva York, provocaron la brutal muerte de su propia hija, Maddox. El hombre golpeó a la pequeña de sólo dos años de edad con un bate de madera hasta acabar con su vida. En su declaración, el autor de los hechos y padre de la víctima aseguró que sentía celos de la pequeña debido a la gran cantidad de atención que ella recibía por parte de la familia así como por parte de los medios de comunicación gracias a la lucha y superación de un cáncer en un ojo.

La corta vida de Maddox Lawrence estuvo, sin duda, llena de sufrimiento y dolor debido a la enfermedad contra la que luchó hasta superarla, sin embargo resultó aún peor su violento final a manos de su progenitor.

Anuncios
Anuncios

Ahora, el hombre se enfrenta a 25 años de condena, algo menos de la pena máxima, sin derecho a libertad condicional y sin posibilidad de apelación ya que él mismo renunció voluntariamente a esta opción. Durante la lectura de la declaración, la madre de la pequeña, Morgan, no pudo evitar derramar lágrimas de dolor al escuchar la transcripción de lo que el padre de su hija declaró haber hecho a Maddox.

Según la declaración del asesino, golpeó a la niña hasta la muerte con el bate y después quemó el cuerpo y el arma homicida en una pila durante horas para eliminar los restos y las pruebas que lo implicaban. Por suerte, deshacerse de restos humanos no resulta tan sencillo como algunos degenerados quieren pensar y Ryan Lawrence tuvo que buscar otra solución. Decidió entonces coger los carbonizados restos de su hija, atarlos a un bloque de cemento y tirarlos al río con la esperanza de que jamás fuesen encontrados.

Anuncios

A pesar de tratarse de una declaración voluntaria por parte del autor de los hechos, el abogado defensor aportó la duda sobre la legitimidad de las fórmulas usadas por los detectives para obtener la confesión de su defendido. Por el contrario, el detective del Departamento de Policía de Syracuse que lleva el caso, el agente Marcos Russin, ha afirmado que el acusado estaba más que dispuesto a hablar llegando incluso a mostrar una actitud de orgullo mediante la cual presumía de haber llevado a cabo los brutales hechos provocando la muerte de la niña. #Niños #Enfermedades #Infancia