Los que están a cargo de la #Investigación que se está llevando a cabo por la #desaparición de #Diana Quer, mantienen desde hace varios días todos sus esfuerzos en un radio de cobertura que fue el último que llegó a recibir señal del teléfono de la joven.

La señal venía de una antela que está instalada en Taragoña, a unos 20 kilómetros aproximadamente del pueblo donde ella pasaba los veranos. Cerca de ahí, cuentan que hay unas zonas altamente sensibles.

En la primera zona, el propio puerto con el que cuenta el municipio, el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas del cuerpo de la Guardia Civil (con siglas GEAS), se desplazaron para observar y peinar toda la zona incluido el fondo.

Anuncios
Anuncios

Pretendían buscar pruebas concluyentes, alguna prueba o efecto personal que pudiera serles de utilidad a la hora de encontrar a Diana.

El caso es que la búsqueda no finalizó como esperaban, pues el lodo con el que se cubría todo el suelo, hacía muy difícil el rastreo de la investigación.

Ya han pasado cinco semanas desde la desaparición de la joven y los investigadores comparten sus hipótesis. Una serie de opiniones al respecto que esperan dar luz a la investigación y llegar a algún punto para su resolución.

Una de las que comentan, es que están ante una ‘marcha forzosa’ que mantiene su lugar como escenario la Ría de Arousa.  Por esta razón están llevando a cabo exámenes de examinación, pues gracias a ciertos testimonios que la ubican por esa zona como la última vez que la han visto, pues no deja de estar en el punto de mira.

Anuncios

También hay quien afirma que justo después de que se la diera por desaparecida, se la vio por diferentes pueblos pertenecientes a Lugo.

Es lo que aporta mayor complejidad a esta investigación y la cual está siendo un camino frío y duro.

En cuanto a la investigación en términos tecnológicos con sus redes y medios de comunicación y/o relación social, nada parece indicar que haya alguien implicado en su desaparición. Lo que descarta que sea algún conocido por el momento.

Ahora que lo que sí han resuelto es la incógnita de la muda y es que, a diferencia de lo que se decían por los medios días atrás, Diana no volvió a su hogar para cambiarse de ropa.

La investigación sigue en pie, a la espera de saber más noticias al respecto.