La actual situación de desamparo y abandono que sufre el río Tajo desde hace mucho tiempo se ha hecho visible durante la mañana de este sábado, con la aparición de una extensa e interminable capa de espuma blanca acompañada de hedor en el transcurso de su cauce por la ciudad de Toledo. Esta imagen tan lamentable ha vuelto a poner de manifiesto la preocupante situación del que es el mayor río de toda la Península Ibérica.

Las primeras señales de alarma han aparecido a primera hora de la mañana, cuando movimientos ecologistas y diversas plataformas para la defensa del río han hecho públicas las lamentables imágenes en diferentes redes sociales, llegando pronto a los medios de comunicación.

Anuncios
Anuncios

Tras ello, se han dejado escuchar voces de indignación ante este hecho tan explícito que demuestra el estado de dejadez absoluta del río.

Según fuentes del Ayuntamiento, sus técnicos han verificado que todas las instalaciones no han sufrido ninguna alteración y estaban funcionando con normalidad, mientras que la Confederación Hidrográfica del Tajo anunciaba el comienzo de las investigaciones para intentar localizar las causas de la espuma aparecida en el río. El Ayuntamiento ha indicado que mantendrá reuniones inminentes con la Junta de Comunidades para tratar el asunto e incluso plantearse la posibilidad de presentar una denuncia en caso de que pudiese ser una muestra de delito ecológico.

Lo de hoy es un capítulo más en la triste historia del río en los últimos años, con un caudal escaso debido a la regulación que sufre y al envío en masa de hectolitros hacía la cuenca del Segura (hacia allí parten aproximadamente el 80% de todo el agua de la cabecera), una situación que hace que el río regrese al estado de abandono y contaminación que presentaba allá por la década de los años setenta, cuando la industrialización cercana que se desarrollaba en la capital cambió por completo la imagen del río, hasta entonces lugar predilecto de los toledanos para combatir el calor en los calurosos meses de verano.

Anuncios

Entre todos los agentes contaminantes que aparecen en el río se pueden contar plásticos, cosméticos, fertilizantes o productos electrónicos y farmacéuticos.  #medioambiente