La ex alumna y docente egresada de la UNIMET, fue una estudiante destacada en su promoción, donde nunca se le trató de manera diferente por su condición, ya que desde un principio demostró que era una luchadora, buena alumna y preocupada por progresar a pesar de haber nacido ciega.

Ana González, no sólo se graduó en 1987 de Licenciada en Idiomas, sino también siguió sus estudios en el Pedagógico de Caracas y optó para trabajar en la Universidad Metropolitana, donde fue aceptada de inmediato, a pesar de su condición de minusvalía, lo cual nunca ha sido un obstáculo para ser independiente y toda una profesional exitosa.

Hoy, 16 de septiembre, con cierto recelo, le pidió a sus amigas de la universidad, que le permitieran asistir a la protesta, pensando que ellas también sentirían temor de llevarla, pero la respuesta fue un contundente ¨SI, ANA¨  ya que eso es lo menos que se le puede dar a una persona que desea estar siempre donde hay que luchar.

Anuncios
Anuncios

Porque eso es lo que Ana González ha sabido hacer en la vida de la mejor manera y hoy 16 de septiembre, sale a la calle a exigir que den la fecha del Referendo Revocatorio, porque de ello depende el futuro de todos los venezolanos.

Ana nunca ha contado con algún apoyo del gobierno para hacer realidad todos sus sueños, ha sido suficiente el apoyo de su familia y amigos para llegar a donde está, pero lo principal ha sido su férrea voluntad de no ser una carga para la sociedad, por el contrario, ella es un ejemplo a seguir, excepcional por su gran valor como mujer, ser humano y por ser  una guerrera, una trabajadora responsable, carismática y  luchadora.

Justamente ayer en su Alma Mater, fue inaugurada una exposición con fotos que le hacen homenaje a Ana González, su trayectoria, su imagen como docente y amiga; un homenaje merecido desde hace muchos años, desde cuando usaba su ¨Paja Detector¨ nombre con el cual una profesora bautizó a la grabadora que ella usaba para grabar las clases y luego transcribirlas en Braille.

Una luchadora que llevaba su máquina de escribir a la Universidad Metropolitana para poder hacer sus exámenes; Ana González, vuelve a la lucha diaria, pero en la calle, exponiéndose a los riesgos que ello conlleva sin importar su condición de invidente, cosa que no ha sido ningún obstáculo para estudiar, trabajar y progresar en un país donde las condiciones son adversas en todos los sentidos.

Anuncios

#Ividente #Venezuela