Ya son siete días los que lleva desaparecida la joven Diana Quer. Los efectivos de emergencia han retomado las labores de #búsqueda, hoy lunes, junto con la familia de la joven desaparecida que continua apelando a la colaboración ciudadana a través de la televisión y redes sociales. El rastro de la joven madrileña, se perdió en A Pobra do caramiñal en A Coruña y según han confirmado fuentes del dispositivo policial, comenzarán a realizarse batidas por la zona y por el domicilio con el objetivo de encontrar alguna pista que ayude a esclarecer la extraña desaparición.

La guardia civil trabaja sin descanso y sobre tres líneas de investigación: La primera es la "#desaparición voluntaria", puesto que fuentes cercanas a la joven aseguran que ésta volvió a casa después de las 2.15, momento en el que se pierde su rastro.

Anuncios
Anuncios

La siguiente línea es la de "la fuga con acompañante". Al parecer, la madrileña mantenía una relación con un joven de Madrid con el que pudiera haberse fugado, aunque su padre, desmiente completamente esta pesquisa. La tercera y última y que cada vez adquiere más fuerza, es la de la retención involuntaria o ilegal por parte de alguien ajeno a Diana. "Descartamos la posibilidad de que Diana haya huido de forma voluntaria. Mi hija está indocumentada, sin ropa y sin dinero... no puede ir muy lejos" ha asegurado su padre en un programa de tele cinco.

SALEN A LA LUZ NUEVOS DATOS RELEVANTES

Nuevos datos han salido a la luz en los últimos días y es que al parecer, fuentes oficiales confirman que la joven regresó a su casa antes de su desaparición. El DNI de Diana fue hallado en su domicilio y todo apunta a que la madre de la joven realizó algunas llamadas a los amigos de su hija sobre las 5 de la madrugada, dato que ella ha desmentido en un  programa de televisión.

Anuncios

Su teléfono móvil permanece apagado y no hay rastro de ropa u objetos personales, a excepción de una goma de pelo que fue hallada por la madre en la zona y que pudiera pertenecer a su hija, pero que con las horas está prueba ha ido perdiendo fuerza. Fuentes cercanas a la familia han confirmado que el mismo día de la desaparición, Diana había mantenido fuertes discusiones con su hermana y su madre en lugares públicos y entre ellos un centro de salud.

La familia descarta la desaparición voluntaria y está convencida de que su hija está siendo retenida por la fuerza por alguien ajeno y desconocido. Por su parte, la guardia civil no descarta ninguna de las hipótesis que se barajan con respecto a la misteriosa desaparición. Diana de 1,75 metros de altura, 55 kilos y de pelo y ojos oscuros, vestía un short de color rosa, camiseta blanca de manga corta, una sudadera y zapatillas negras, en el momento de su desaparición. La Guardia Civil, junto con protección Civil de A Pobra y asociaciones de voluntarios, trabajan a contra reloj y no se descarta la intervención de medios aéreos para hacer más efectiva la búsqueda de la niña. #Denuncia