En Nacamilpa, población del estado de Tlaxcala, México una mujer intentó vender a su hijo por Facebook por unos 15.000 pesos(723 euros) aunque después añadió que ese precio era un error pero que necesitaba el dinero y que no podía costear el cuidado de éste.

Todo empezó cuando colgó una fotografía en la que se mostraba al pequeño posando con una sonrisa en su casa acompañado un breve texto que decía literalmente: '' 15 mil pesos ya no puedo con el gasto informes al número ---------- ''. Posteriormente publicó otra fotografía en la que aparecía el menor junto a su cama en la que aclaraba: '' 150 mil, fue error de dedo en la otra foto, disculpen necesito el dinero yo ya no puedo con el gasto” .

Anuncios
Anuncios

Ante esta información periodistas de excelsior investigaron la veracidad de la oferta y consiguieron contactar con la mujer en cuestión. Estos periodistas quedaron muy sorprendidos en cuanto la mujer se reafirmó en su voluntad de vender a su hijo y que no había ningún tipo de broma o trampa.

Este hecho ya ha sido denunciado a las autoridades mexicanas que están investigando el suceso. En el caso de que se procese a la mujer se enfrentara a un delito calificado por la Ley para Prevenir y Evitar la Trata de Personas en el año 2007 como muy grave.

Esta simple historia nos muestra cómo la gran desigualdad existente en el mundo y el capitalismo extremo son capaces de no sólo destrozar las relaciones familiares sino que pueden acabar con la moral que un día tendrían estas personas. El dinero es señalado como culpable de estos repugnantes sucesos pero probablemente el causante directo sea la capacidad de los humanos para ignorar ''el bien'' y ''el mal'' por muchas consecuencias que tengan estos.

Anuncios

A pesar de que en zonas asoladas por la pobreza, el hambre, la destrucción hayan unos niveles de criminalidad tan altos muchas personas son capaces de resistirse a ser ''supervivientes'' o ''adaptarse a la situación'', eufemismos con los que se suele ocultar conceptos como egoísmo, falta total de empatía o simple y llanamente maldad. #Crisis #Calidad de vida