El hospital romano de San Camilo, en el centro de la capital italiana, vivió la noche del sábado uno de esos sucesos que parecen sacados de una película de terror. Poco antes de las doce de la noche comenzó un incendio en una zona del hospital por causas que todavía se desconocen. 

Aunque los bomberos tardaron poco en llegar, hubo un paciente que no pudo huir de las llamas y murió carbonizado en su camilla. Hubo una persona que dijo haber intentado salvarlo pero que no lo logró. 

No ha sido hasta pasado un día cuando se ha conocido la identidad del fallecido. Era Gheorghe Andanu, un señor molvado de 65 años que sufría trastornos cognitivos y al que se le había amputado un pie (por eso no pudo moverse al declararse el incendio). 

La identificación fue así de lenta porque el cuerpo quedó totalmente carbonizado, pero también porque los trabajadores del hospital no lograban encontrar su expediente médico, un fallo que está siendo investigado. 

También en ITALIA:

El papa sorprende saliendo a la calle a confesar a los jóvenes

La indiferencia hacia los refugiados, la peor tragedia desde la posguerra

Evo Morales recomienda al Papa "tomar coca" para vivir más

El Vaticano mantendrá a doce refugiados sirios #Accidentes #Misterio